Noticias

2 Octubre 2003 - Actualizado el 20 Enero 2016

Matan a un periodista pro maoísta en el oeste del país


Las fuerzas de seguridad habrían ejecutado a Binod Sajana Chaudhary, ex periodista del semanario pro maoísta Janadesh. Reporteros sin Fronteras pide al gobierno una investigación y recuerda que, en períodos de conflicto, los periodista están protegidos por la Convención de Ginebra, lo mismo que la población civil.
El 27 de septiembre mataron a Binod Sajana Chaudhary, colaborador del semanario Nepalgunj Express en el distrito de Kailali (oeste del país), y ex periodista del semanario pro maoísta Janadesh, hoy desaparecido. Los rebeldes maoístas acusan a las fuerzas de seguridad de ser responsables del asesinato. Reporteros sin Fronteras pide al gobierno nepalés que aclare este asunto que, según las primeras informaciones disponibles, parece una ejecución sumaria. El hecho de que el periodista hubiera trabajado en un periódico pro maoísta no puede, en ningún caso, justificar este tipo de comportamiento, por parte de las fuerzas de seguridad. En una carta al Primer Ministro, Surya Bahadur Tapa, Reporteros sin Fronteras ha recordado que, en períodos de conflicto, los periodistas están protegidos por la Convención de Ginebra, lo mismo que la población civil. El 27 de septiembre de 2003, mataron a bocajarro a Binod Sajana Chaudhary, colaborador del semanario Nepalgunj Express en el oeste del país, al mismo tiempo que a un militante maoísta. El diario Nepal Samacharpatra cita algunas fuentes maoístas, según las cuales al periodista le abatieron unos miembros de las fuerzas de seguridad, de civil, después de haber enseñado su documento de identidad. Según las mismas fuentes, no iba armado. Algunos responsables locales de las fuerzas de seguridad declararon a la prensa que el periodista, y el militante maoísta, murieron en un enfrentamiento armado. El pasado 7 de septiembre, Gyanendra Khadka, periodista de la agencia de prensa gubernamental RSS, fue degollado por unos individuos identificados como rebeldes maoístas, en el distrito de Sindhupalchok (al noreste de Katmandú). Desde que, el 27 de agosto, el Partido Maoísta (CNP-M) anunció el final del alto el fuego, los periodistas nepaleses son de nuevo víctimas de violencias