Noticias

3 Febrero 2011 - Actualizado el 20 Enero 2016

Los partidarios de Moubarak, en una campaña de violencia sistemática contra la prensa


Reporteros sin Fronteras se encuentra estupefacto por lo que parece una verdadera caza de brujas contra los medios de comunicación que cubren los acontecimientos en Egipto y expresa su gran preocupación por todos los periodistas que se encuentran en este momento en El Cairo, especialmente en vísperas de la gran manifestación prevista para el viernes 4 de febrero de 2011, llamada "el viernes de la partida", organizada por los opositores al presidente Hosni Moubarak. “Robos, violencia, arrestos arbitrarios, linchamientos… la lista de exacciones contra los periodistas por parte de los partidarios del presidente Moubarak no hace mas que crecer cada hora. Éstas agresiones tienen un carácter sistemático y concertado”, señaló Jean-François Julliard, Secretario General de Reporteros sin Fronteras. “Tras haber censurado la Red, que fue restablecida al inicio de la semana, el régimen decidió emprenderla físicamente contra los representantes de la prensa, lanzando a sus partidarios en una campaña de odio y violencia que no habíamos visto nunca antes. Esto va más allá de la censura. Se trata de vaciar El Cairo de periodistas de la prensa extranjera”. “Incitamos a todas las redacciones de los medios de comunicación a reforzar su coordinación para asegurar lo mejor posible la seguridad de sus corresponsales. Invitamos a las cancillerías a realizar un esfuerzo diplomático sostenido para ayudar al máximo a sus conciudadanos, profesionales de la prensa, cuando se encuentren situaciones difíciles”. “Parece que ya no hay un lugar en El Cairo donde los periodistas se encuentren a salvo. Algunas oficinas de medios de comunicación también han sido atacadas”, agregó el Secretario General de la organización. “La cabeza del poder egipcio debe considerarse responsable de esta política de agresiones. Hacemos un llamado urgente a la comunidad internacional a reflexionar sobre una posición fuerte, unánime, y a sacar conclusiones de los incidentes de estos últimos días que puedan llevar a pensar en sanciones”. Periodistas víctimas de la represión Periodistas agredidos: 26

Material confiscado: 4 casos

Oficinas de medios atacadas: 1

Periodistas de los que no se tiene noticias: 3

Arrestados/secuestrados: 19
1 periodista en coma Desde el miércoles 2 de febrero Numerosos periodistas víctimas de la violencia se han negado a dar su nombre y a mencionar el medio de comunicación en el que trabajan por miedo a represalias. Sylvain Castonguay, camarógrafo de Radio Canada, recibió puñetazos en la cara mientras cubría los enfrentamientos entre opositores y partidarios del presidente Hosni Moubarak. Manifestantes le ayudaron a salir de la multitud. El ejército intervino para escoltarlo a su hotel. Mohamed Khayal y el fotógrafo Magdi Ibrahim, del diario egipcio Al-Shorouk, fueron heridos y su cámara fue destruida, cuando un grupo de hombres señalados como “policías vestidos de civil” atacaron las oficinas del diario en El Cairo. Oficiales del ejército confiscaron la credencial de prensa y una tarjeta de memoria SC de un periodista de Al-Masry al-Youm en las calles de El Cairo. El periódico evacuó su sede tras conocer el ataque contra Al-Shourouk. Individuos vestidos de civil rodearon la oficina de Sawsan Abu Hussein, jefa de redacción de la revista egipcia October, después de su llamada retransmitida en directo en un programa televisivo, durante la que relataba la violencia sufrida por los manifestantes. Serge Dumont, periodista belga, corresponsal en Oriente Medio para los diarios Le Soir (Bélgica), Le Temps (Suisza) y La Voix du Nord (Francia), fue interpelado por los servicios de inteligencia del ejército y acusado de espionaje, y luego liberado (http://es.rsf.org/arresto-violento-del-periodista-03-02-2011,39468.html). Anderson Cooper y Hala Gorim de CNN; Christiane Amanpour de ABC News; Jerome Boehm de la BBC; Katie Couric de CBS, y Lara Setrakian de Bloomberg fueron agredidos por partidarios del presidente Moubarak. Según Lara Sekrakian, “en cuanto ven una cámara, se te echan encima”. Ahmed Bajano, corresponsal de Al-Arabiya fue golpeado. Su equipo de grabación fue atacado en la plaza Mustafa Mahmoud, en Mohandessin, por individuos vestidos de civil. Sufrió una conmoción cerebral, fue trasladado a un hospital cercano. Ahmed Abdullah, también del canal satelital Al-Arabiya, fue detenido por partidarios del presidente Moubarak. Fue maltratado, después lo liberaron. Steffen Jensen, periodista del canal danés TV2 News, fue atacado por un grupo de hombres a quienes se negó a darles su teléfono móvil y su pasaporte. Fue golpeado a palazos. Rupert Wingfield-Hayes de la BBC fue atacado cuando se encontraba en su auto en las calles de El Cairo “por un grupo de hombres enfurecidos”. Fue llevado ante la policía secreta, donde lo esposaron y le vendaron los ojos. Fue conducido, junto con un colega, a una sala de interrogatorios. Ambos fueron liberados tres horas después. Pierre Barbancey de Humanité; Thomas Cantaloube de Mediapart; Vincent Lafargue, fotógrafo independiente, y Sarah Mabrouk, periodista independiente de televisión, fueron detenidos por partidarios de Moubarak cuando regresaban a su hotel. Fueron entregados al ejército; los periodistas fueron interpelados durante dos horas en un cuartel cercano al centro de la ciudad antes de ser liberados. Sahar Talat, corresponsal en Egipto para la sección española de RFI, fue rodeada y golpeada por la multitud que la acusaba de ser una “espía” para Al-Jazeera, antes de poder huir. Una periodista que trabaja para la cadena alemana ZDF y para The New York Times fue arrestada el 2 de febrero de 2011 durante su trayecto en auto de Alejandría a El Cairo. Tras haber pasado cerca de veinte horas en un barrio de alta seguridad en El Cairo, fue liberada la tarde del 3 de febrero. El fotógrafo Mohammed Omar, de la European Pressphoto Agency (EPA), fue atacado y herido en la cabeza mientras tomaba fotos de los enfrentamientos entre los opositores y partidarios del presidente Hosni Moubarak en la plaza Tahrir el 2 de febrero. Fue arrestado por soldados y liberado el 3 de febrero. El periodista holandés Harald Doornbos de GPD fue atacado por manifestantes armados con machetes cuando dejaban la zona de los enfrentamientos, junto con su esposa, reportera para un canal de televisión árabe. La multitud detuvo su taxi y quebró el parabrisas. Tres egipcios habrían negociado su vida y la de su esposa. El corresponsal para Europa del canal australiano Channel 9, Peter Stefanovic, fue sacado a la fuerza de un taxi por la policía. Él y su equipo fueron interrogados brevemente en un centro de mando de la policía y después liberados. El servicio de seguridad de su hotel confiscó su segunda cámara. Un periodista de Fox TV Turquie, su camarógrafo egipcio y su chofer fueron secuestrados por hombres armados con cuchillos mientras filmaban las manifestaciones, antes de ser liberados por la policía egipcia, según Anatolie, una agencia de prensa turca. El periodista Habel Robert y el fotógrafo Lutz Christian del semanario suizo L'Illustré fueron arrestados y detenidos en un tanque. Desde entonces, no se tiene noticias de ellos. Tres fotógrafos, que prefieren permanecer en el anonimato por miedo a represalias, aseguraron haber sido seguidos por policías hasta su hotel y haber sido golpeados. Otro periodista dijo haber sido apedreado por policías vestidos de civil. Aquí se encuentran tres documentos atados sobre la violencias cometidas contra la prensa: -uno sobre los periodistas detenidos -uno sobre los ataques físicos -uno sobre los actos de represión a los medios de comunicación Verde : atacaron o detuvieron a un periodista y confiscaron o dañaron sus equipos Amarillo : información para confirmar Naranja : periodista atacado o detenido