Noticias

22 Septiembre 2003 - Actualizado el 20 Enero 2016

Levantada la suspensión de dos radios privadas


La radio Isanganiro reanudó su programación el 19 de septiembre, después de cinco días de silencio forzoso. El Consejo Nacional de Comunicación (CNC), al que acudió la dirección de la radio, decidió el 18 de septiembre por la noche reducir la duración de la suspensión, de siete a cinco días. La Radio Pública Africana (RPA) también reapareció en las ondas la mañana del 20 de septiembre, después de que el Ministro de Comunicación firmara una orden anulando su decisión del 16 de septiembre de suspenderla por un tiempo indeterminado. Las autoridades suspendieron a ambas radios privadas por haber abierto los micrófonos a Pasteur Habimana, portavoz de los rebeldes de las Fuerzas de Liberación Nacional (FLN). ------------------------------------- 17.09.2003 Las autoridades suspenden una segunda radio privada A la Radio Pública Africana (RPA), una emisora privada, se le ha prohibido emitir durante un tiempo indeterminado, a partir del 16 de septiembre. Se le acusa de difundir la "propaganda del enemigo del país". Reporteros sin Fronteras ha manifestado su inquietud ante el endurecimiento de las autoridades. "Se trata de la segunda radio suspendida en tres días. Podemos preguntarnos hasta donde piensa llegar el gobierno, en su voluntad de imponer el silencio sobre las actividades de los rebeldes", ha dicho sorprendido Robert Ménard, secretario general de la organización. "Le pedimos encarecidamente que permita reanudar sus emisiones a la RPA y a la radio Isanganiro, para que la población siga disfrutando de la pluralidad informativa", ha escrito Reporteros sin Fronteras en un correo dirigido al Ministro de Comunicación, Albert Mbonerane. El 16 de septiembre, la RPA abrió sus micrófonos al portavoz de los rebeldes de las Fuerzas Nacionales de Liberación (FNL), Pasteur Habimana, quién se manifestó sobre el fracaso de las negociaciones de paz en Burundi. La misma noche, una orden del Ministro de Comunicación prohibió a la radio emitir, acusándola de "difundir declaraciones que vilipendian al gobierno", y de haber violado de mala fe la prohibición de emitir declaraciones de los rebeldes. Tres días antes, se suspendió durante una semana a la radio Isanganiro, por el mismo motivo. Al día siguiente y en señal de protesta, las restantes radios privadas decidieron boicotear las actividades del gobierno, hasta que Isanganiro reanude sus emisiones.