Noticias

14 Mayo 2008 - Actualizado el 20 Enero 2016

La audiencia nacional rechaza la demanda de inculpación de tres militares norteamericanos implicados en la muerte del periodista José Couso


El 13 de mayo de 2008 la Audiencia Nacional confirmó el recurso presentado por la fiscalía contra la demanda, del juez Santiago Pedraz, de emprender acciones judiciales contra los tres militares norteamericanos implicados en la muerte del camarógrafo de Telecinco José Couso, que murió el 8 de abril de 2003 a consecuencia del disparo de un obús norteamericano sobre el Hotel Palestine de Bagdad. El ataque causó también la muerte del camarógrafo de la agencia Reuters Taras Protsyuk. Por dos votos a favor, los de los jueces Angel Hurtado y Fermín Echarri, contra el del juez José Ricardo de Prada, la Audiencia Nacional ha considerado que los elementos aportados por el juez Santiago Pedraz no permiten emprender acciones judiciales contra los tres militares norteamericanos. Los jueces han dicho también que no existen indicios suficientes que indiquen un deseo intencional, de parte de soldados norteamericanos, de disparar sobre el Hotel Palestine, donde estaba reunida la prensa internacional. En la sentencia, la Audiencia Nacional concluye igualmente que no puede excluirse la posibilidad de que el disparo se efectuara simplemente por error, a causa de una amenaza falsamente identificada, en el marco de las operaciones que se llevaban a cabo en Bagdad. En declaraciones a la prensa, la familia de José Couso ha anunciado que va a seguir peleando para demostrar que la muerte del camarógrafo fue “un crimen de guerra”. Su hermano, Javier Couso, ha declarado que “una parte de los jueces ha cedido a la presión de las autoridades militares norteamericanas, que hacen todo lo que pueden para que no se investigue el crimen”. Los familiares del camarógrafo español han anunciado también que van a presentar nuevas pruebas y nuevos testimonios, muy importantes, que volverán a abrir el proceso. Manifestándose dispuesto a enfrentarse a la lentitud del procedimiento, Javier Couso no excluye, por otra parte, llevar el caso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. “Lamentamos enormemente la decisión que ha tomado la Audiencia Nacional. Nos parece esencial que finalmente se escuche en este caso a los tres soldados del ejército norteamericano, y que se celebre un juicio al que asistan todas las partes implicadas”, ha declarado Reporteros sin Fronteras. En un informe que data de 2003, el ejército norteamericano estimaba que “las fuerzas de la coalición no han cometido ninguna falta, ni negligencia, contra el Hotel Palestine”. La primera orden de detención de los tres militares, dictada en octubre de 2005 por el juez Santiago Pedraz, así como sus dos solicitudes para interrogarles, quedaron sin efecto cuando, en marzo de 2006, un tribunal español decidió el sobreseimiento del caso. La decisión del Tribunal Supremo de reabrir la investigación sobre la muerte del camarógrafo, adoptada el 5 de diciembre de 2006, reabrió el caso. El 16 de enero de 2007 el juez Santiago Pedraz emitió una orden de detención internacional para tres militares norteamericanos, por el “asesinato” de José Couso. La orden afectaba al sargento Thomas Gibson, el capitán Philip Wolford y el teniente coronel Philip de Camp, responsables del tanque del que partió el disparo mortal. El juez solicitó también que se examinara la posibilidad de congelar las cuentas de los militares norteamericanos, ante la perspectiva de que fueran condenados a indemnizar a la familia de José Couso. El fiscal Jesús Alonso apeló el 18 de mayo de 2007 la decisión del juez Pedraz, considerando que no existían indicios suficientes para abrir un procedimiento judicial a los tres soldados. El 24 de mayo de 2007 Santiago Pedraz declaró que rechazaba la apelación de la fiscalía española.