Noticias

10 Diciembre 2018

Irán. La impunidad reina en los asesinatos de periodistas

En el vigésimo aniversario de la ola de asesinatos de periodistas e intelectuales iraníes, Reporteros Sin Fronteras (RSF) pide que se haga por fin justicia y se procese a los autores materiales e intelectuales de estos delitos, muchos de los cuales hoy ocupan cargos públicos relevantes en Irán.

El 5 de diciembre, RSF conmemoró en París este trágico aniversario con un acto al que asistieron destacados iraníes defensores de los derechos humanos, entre ellos la ganadora del Premio Nobel de la Paz en 2003, la abogada Shirin Ebadi, y el jefe de la Liga Iraní por los Derechos Humanos y presidente honorario de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), Abdul Karime Lahiji.

 

Entre los asistentes también se encontraba la escritora Parastou Forouhar, hija de Parvaneh y Darioush Forouhar, dos renombrados intelectuales y miembros de la oposición liberal, que fueron hallados apuñalados en su hogar, en Teherán, en 1998. En presencia de estos defensores de los derechos humanos, RSF instó a las autoridades iraníes a poner fin a la tradición de la impunidad, que dura décadas, por delitos violentos contra periodistas.

 

"No abandonaremos esta lucha de 20 años por la justicia", señaló Sophie Busson, asesora jurídica de RSF, al inaugurar el evento. “No se trata solo de evitar que la gente olvide. Llevar a los responsables de estos asesinatos a juicio e identificar a los instigadores también significa darles a los periodistas la capacidad de proseguir con su valiente misión de informar".

 

Reza Moini, responsable de la oficina de RSF en Irán y Afganistán, hizo un llamamiento a la comunidad internacional -incluido Javaid Rehman, el nuevo Relator Especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Irán-, para que apoye a las familias de las víctimas que presentaron denuncias ante organismos internacionales hace 16 años.

 

Además de Darioush y Parvaneh Forouhar, entre los numerosos intelectuales y opositores al gobierno asesinados en noviembre y diciembre de 1998 se contaban Majid Sharif, columnista de la publicación mensual Iran-e-Farda, y los escritores y periodistas Mohamad Mokhtari y Mohamad Jafar Pouyandeh. Pirouz Davani, director del periódico Pirouz, desapareció unos meses antes de que los demás fueran asesinados. Su cuerpo nunca fue encontrado.

 

Estos asesinatos (y la desaparición de Davani) provocaron una protesta en gran parte de la prensa reformista que obligó a las autoridades a crear una comisión de investigación.

 

En enero de 1999, el Ministerio de Inteligencia reconoció formalmente la participación de algunos de sus agentes y anunció la detención de decenas de sospechosos. En enero de 2001, 15 agentes del Ministerio de Inteligencia fueron condenados por el asesinato de los Forouhar. Tres de ellos recibieron sentencias de muerte. A los otros doce se les impusieron penas de prisión. Las autoridades nunca mostraron ningún interés en resolver el caso Davani. En ninguno de estos casos fueron procesados aquellos que dieron las órdenes.

 

Aunque se ha demostrado la participación de figuras de alto nivel, nunca ha habido voluntad política para llevarlos ante la justicia. Entre los sospechosos están Mostafa Pourmohamadi (ex ministro de justicia), Gholam-Hossein Mohseni Ejei (actual portavoz del sistema judicial) y Ghorbanali Dorri-Najafabadi (ministro de Inteligencia en el momento de los asesinatos). Ninguno ha sido interrogado ni arrestado. Solo esos 15 agentes del Ministerio de Inteligencia fueron condenados y recibieron sentencias que iban de los tres a los 12 años de cárcel. Ahora, todos ellos están libres.

 

La impunidad es una de las principales causas de la violencia contra los periodistas en Irán. Muchos otros asesinatos de periodistas siguen sin resolverse e impunes, además de los asesinatos de periodistas e intelectuales de 1998.

 

Es el caso de Ebrahim Zalzadeh, quien desapareció en marzo de 1996 y cuyo cuerpo fue encontrado un mes más tarde con 15 puñaladas; Zahra Kazemi, fotógrafa que murió en detención en 2003; Ayfer Serçe, reportero kurdo de la agencia de noticias Firat asesinado en 2006; Omidreza Mirsayafi, un joven bloguero que murió en detención en 2009; Alireza Eftekhari, ex periodista de Abrar Economie que murió en detención en 2009; Haleh Sahabi, periodista y activista por los derechos de las mujeres asesinada en 2011; Hoda Saber, periodista de Iran-e-Farda que murió en detención en 2011, y Sattar Beheshti, blogero que murió en detención en 2012.

 

Irán ocupa el puesto 164, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018 de Reporteros sin Fronteras.