Noticias

25 Junio 2020

Irán: arrepentimiento forzado online, el nuevo método de represión iraní

Reporteros Sin Fronteras (RSF) expresa su espanto al descubrir que la Guardia Revolucionaria de Irán está amenazando y presionando a los periodistas para que se disculpen públicamente en internet por sus artículos del pasado, además de para que dejen de publicar.

Varios periodistas, activistas de derechos humanos, escritores e intérpretes han publicado disculpas en sus cuentas de Twitter, Instagram o Facebook por contenidos u opiniones previamente publicados. RSF ha descubierto que estos gestos de "arrepentimiento" son el resultado de haber sido convocados por agentes de inteligencia de la Guardia Revolucionaria o por estar bajo amenazada de detención.

  

Dos periodistas se vieron obligados a publicar disculpas por tuits que criticaban la detención y el juicio de ocho ecologistas, miembros de la Fundación Persa del Patrimonio Natural, que fueron condenados a penas de entre cuatro y diez años de prisión por cargos de espionaje y "actividades contra la seguridad nacional".

 

Dado que el tribunal, máxima autoridad para los delitos de espionaje, ha aprobado el veredicto de las autoridades judiciales en el caso del Patrimonio Persa, no voy a tuitear sobre este tema en el futuro y lamento mis antiguos tuits", tuiteó El 13 de junio Leila Margan, periodista del diario Shargh.

  

Al día siguiente, la periodista medioambiental Mojgan Jamshidi tuiteó: “Debido a que vivo en este país (...) si mis tuits o retuits expresaban reservas sobre el veredicto del tribunal ambiental, lo estoy corrigiendo ahora. Respeto la decisión del tribunal".

 

Anteriormente, el periodista y bloguero Mohammad Moeini se despidió en Twitter el 18 de mayo con este mensaje: “Estás leyendo mi último tuit. Estoy dejando este rincón del ciberespacio a la horda de mercenarios que decoran tu opresión. O escribo lo que quiero o no escribo".

 

"Que te obliguen a arrepentirte online es una continuación del viejo método de obligar a los prisioneros a pedir perdón y confesar", denuncia Reza Moini, jefe del departamento de RSF para Irán y Afganistán. "Tal acoso es una violación grave de los derechos fundamentales de los iraníes, en particular, del derecho a la libertad de expresión y la libertad de informar. El gobierno iraní debe respetar sus obligaciones con respecto a las normas internacionales, especialmente la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que Irán ha firmado".

 

Los periodistas no son los únicos que sufren las presiones de la Organización de la Guardia Revolucionaria del Servicio de Inteligencia. Varios escritores y artistas han publicado anuncios similares en sus redes sociales.


Esta represión contra periodistas y usuarios de redes sociales muestra que la República Islámica ni siquiera tolera el uso de las redes sociales que ya ha restringido mediante el bloqueo y estricta vigilancia.

 

En una declaración emitida por 300 intelectuales iraníes el 22 de junio, se ha protestado contra el clima de intimidación, hostigamiento, arresto y censura al que están sujetos, así como sus efectos negativos sobre la libertad de expresión y la cultura en Irán.

  

Irán ocupa el puesto 173, de 180 países y territorios, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020 de RSF.