Noticias

23 Enero 2008 - Actualizado el 20 Enero 2016

Intentan intimidar al director de Al-Anbaa


Reporteros sin Fronteras condena el incendio intencionado que, en la noche del 19 al 20 de enero de 2008, causó años en el coche del director del semanario Al-Anbaa, Aziz El Metni, delante de su domicilio en Komet Chahwan (a 15 km. al norte de Beirut) “La crisis política que atraviesa Líbano desde el asesinato del ex Primer Ministro Rafic Hariri ha generado un clima extremadamente peligroso para los profesionales de los medios de comunicación. Una situación que ya ha costado la vida a dos periodistas. Por eso deben tomarse en serio el incendio y abrir una investigación sin plazos, para identificar a los autores y llevarles ante la justicia”, ha declarado la organización. En la noche del 19 al 20 de enero de 2008 incendiaron el automóvil de Aziz El Metni, director del semanario Al-Anbaa. Sin la intervención de los bomberos, el fuego podría haberse propagado al domicilio del periodista, quien ha presentado una denuncia contra X. Contactado por Reporteros sin Fronteras, Aziz El Metni, de 73 años, ha declarado que antes no había recibido amenazas. Según él, el incendio es un “mensaje dirigido al Partido Socialista Progresista”, que tiene como órgano oficial a Al-Anbaa. Ha añadido que, sin duda, han atentado contra él porque está menos protegido que los dirigentes del partido. Por otra parte, el 8 de enero el periodista publicó un artículo titulado “No hay colaboración a la fuerza ni gobierno mediante el bloqueo”, en el que criticaba fuertemente a la oposición dirigida por Hezbollah y la Corriente Patriótica Libre. En una conferencia de prensa celebrada en el sede del semanario el 22 de enero, Rami Al-Rayess, redactor jefe de Al-Anbaa, se negó a hacer hipótesis sobre los autores del incendio, y dijo que “hay que dejar que la justicia haga su trabajo”. En cambio subrayó la gravedad del acto, que describió como “un ataque a la prensa y a la democracia libanesa”. Desde septiembre de 2004 han asesinado a dos periodistas libaneses, Samir Kassir y Gebrane Tuéni, y una tercera, May Chidiac, ha quedado gravemente mutilada, en atentados directamente dirigidos contra ellos.