Noticias

12 Agosto 2008 - Actualizado el 20 Enero 2016

Grave balance para los periodistas: cuatro muertos y cuatro detenciones desde el comienzo de los enfrentamientos


En la noche del 11 de agosto de 2008 resultó muerto, en los bombardeos rusos de la ciudad de Gori, Georgia, Stan Storimans, camarógrafo de la television holandesa RTL-4. Su colega, Jeroen Akkemarns, corresponsal de RTL-4 en Moscú, resultó herido. El mismo día, un obús que alcanzó su vehículo en la plaza central de Gori, mató a un periodista corresponsal georgiano y a su chófer. читать на русском
En la noche del 11 de agosto de 2008 resultó muerto, en los bombardeos rusos de la ciudad de Gori, Georgia, Stan Storimans, camarógrafo de la television holandesa RTL-4. Su colega, Jeroen Akkemarns, corresponsal de RTL-4 en Moscú, resultó herido. El mismo día, un obús que alcanzó su vehículo en la plaza central de Gori, mató a un periodista corresponsal georgiano y a su chófer. читать на русском Estas muertes vienen a sumarse a las ocurridas la víspera de Giga Chikhladze, director de Alania TV y corresponsal de Russian Newsweek, y Alexander Klimchuk, director de la agencia Caucasus Press Images y corresponsal de Itar-Tas. Presumiblemente a ambos les mataron unos rebeldes secesionistas, en Osetia del Sur, cuando pasaban un control de carretera. “Cuatro periodistas y un chofer han muerto desde el comienzo de las hostilidades en la provincia de Osetia del Sur. Un periodista griego ha resultado herido y fue evacuado a Tbilisi, lo mismo que algunos periodistas holandeses y un israelí. Un periodista nortemaricano está herido y evacuado en Vladikavkaz. También se han visto afectados varios periodistas rusos. El balance ya es muy grave y reclamamos a todas las partes presentes que pidan a sus tropas que respeten el trabajo de la prensa y estén atentos a que no conviertan a los medios de comunicación en objetivos”, ha declarado Reporteros sin Fronteras. Por otra parte, Himi Hacaloglu, corresponsal del canal turco NTV y enviado especial en Georgia, su camarógrafo Cumhur Catkaya, así como el reportero del canal turco de televisión Kanaltürk Levent Oztürk, que estaban detenidos preventivamente por el ejército ruso, han quedado en libertad tras varias horas de interrogatorios. Han sido trasladados a Vladikavkaz y esta noche seran repatriados en un avión privado perteneciente al canal Kanaltürk. Según informaciones recogidas en NTV, ambos equipos compartían un coche, que seguía a un convoy en dirección a Osetia del Norte, cuando su vehículo se vió atacado y fue alcanzado por disparos. Los periodistas estarían heridos levemente. La Asociación de Periodistas y Corresponsales Diplomáticos de Ankara, Turquía, está haciendo gestiones en la Embajada de Rusia en el país, así como en el Ministerio de Asuntos Exteriores turco, para conseguir su libertad. Los responsables de NTV confirman que desde hace varias horas carecen de noticias de su equipo, y no tienen ninguna información acerca de los motives de su arresto. “Pedimos a las autoridades rusas que pongan en libertad lo antes possible a los cuatro periodistas de NTV y Kanaltürk Levent Oztürk. Insistimos en recordar que los reporteros que cubren los conflictos armados son civiles y, por ello, disfrutan de protección internacional. No se puede justificar la detención de ningún periodista que esté cumpliendo con su trabajo”, ha añadido la organización de defensa de la libertad de prensa. http://www.caucasus-images.com/georgia_war/index.html