Noticias

5 Julio 2019

Eslovaquia: Aumentan las presiones sobre los periodistas de la radiotelevisión pública RTVS

Andrej Danko, Chairman of SNS and Speaker of the Slovak Parliament /Facebook
A pesar de la conmoción causada por el asesinato del periodista de investigación Ján Kuciak en 2018, una muerte que puso de relieve las lagunas relacionadas con la libertad de prensa en Eslovaquia, las condiciones laborales de los periodistas continúan deteriorándose, especialmente en la emisora pública RTVS que ve cada vez más amenazada su independencia editorial. Reporteros sin Fronteras (RSF) solicita a la dirección de RTVS que garantice una cobertura informativa independiente de toda presión política.

Los trabajadores RTVS afirman que los cambios estructurales permiten ahora que la dirección presione a los periodistas e interfiera abiertamente en el ejercicio de su trabajo. Desde el año pasado, la dirección ha eliminado varios puestos, sobre todo entre los jefes sección, ha reducido progresivamente la unidad de análisis y ha reforzado su injerencia en la cobertura de la actualidad, obligando a los periodistas más críticos a marcharse.

 

Los responsables de RTVS no han respondido a una petición de RSF para explicar esta situación.

 

El 21 de junio, Jaroslav Barborák, una de las voces disidentes en la dirección de RTVS, vio rescindido su contrato después de 12 años en la casa, sumándose así a la trentena de periodistas que han renunciado o se han visto obligados a renunciar a su empleo en la emisora pública desde 2018 debido a desacuerdos con sus superiores.

 

"RSF solicita a la dirección de RTVS que garantice la cobertura periodística independiente de cualquier presión política y que lidere un diálogo con los trabajadores, preocupados por la libertad de información. Deben ser escuchados y no acosados", pide Pauline Adès-Mével, jefa de la oficina de RSF para la Unión Europea y los Balcanes. "Los ataques a la libertad de informar contribuyen a deteriorar la situación de la libertad de prensa en Eslovaquia, que actualmente ocupa el puesto 35, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de Libertad de Prensa de RSF, tras haber caído 18 posiciones en los últimos años", agrega Adès-Mével.

 

Intimidar a los “periodistas incómodos”

 

"Nos sentimos presionados por el Partido Nacional Eslovaco (SNS)", confiesa a RSF Michal Katuška, presidente del Sindicato de Noticias de RTVS. Este antiguo corresponsal de la televisión pública en Bruselas, fue trasladado a la radio y se le prohibió informar desde el extranjero. Los periodistas más veteranos han sido reemplazados por colegas más jóvenes con poca experiencia y muchas dificultades para resistir las presiones. Los informadores con los que habló RSF y que quieren permanecer en el anonimato confirman esta preocupación y temen las crecientes presiones antes de las elecciones parlamentarias de marzo de 2020.

 

Un ejemplo de este tipo de presiones, según ellos, fue la prohibición por parte de sus superiores de cubrir la actualidad relacionada con la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019 de Reporteros sin Fronteras en el programa de radio "K veci" (Al grano) a mediados de abril. La razón fue el presunto daño a la imagen de Eslovaquia, que perdió ocho puestos en el último año. RTVS informó sobre los resultados de Eslovaquia en las noticias regulares de radio y televisión, aunque no mencionó la preocupación de RFS sobre la propia emisora pública.

 

A principios de abril la emisión de radio "Z prvej ruky" (De primera mano) se convirtió en una tribuna política de Andrej Danko, presidente del SNS (Partido Nacional Eslovaco) y presidente del Parlamento eslovaco. Inmediatamente después de la difusión, un grupo de 13 periodistas firmaron una carta pública rechazando cualquier responsabilidad editorial y pidieron a la dirección que evitara estos casos en el futuro.

 

Según los periodistas entrevistados por RSF, "todos los que firmaron la carta están siendo acosados", algunos de ellos se han visto privados de bonificaciones puntuales por un valor de 50 a 150 euros, y a otros se les prohibió que viajasen para informar desde el extranjero.

 

Preocupación creciente por las próximas elecciones 

 

Los presentadores de radio

 y televisión fueron objeto de continuas presiones, afirman los periodistas entrevistados por RSF, más recientemente en junio, cuando Andrej Danko estaba de visita oficial en Bielorrusia. Un periodista de RTVS que lo acompañaba realizó un reportaje de radio y televisión dominado por la opinión positiva de Danko sobre el país. Cuando los presentadores informaron en antena de las violaciones de los derechos humanos por parte del régimen bielorruso, fueron severamente criticados por los jefes de redacción. En marzo, un periodista especializado en temas de defensa fue castigado por incluir en su reportaje el comentario de un analista contrario a la postura oficial del Partido Nacional Eslovaco en las negociaciones entre Eslovaquia y Estados Unidos. Dichas negociaciones fueron un tema de campaña del SNS durante las recientes elecciones presidenciales y de la UE en Eslovaquia.

 

"Estamos viendo cada vez más acciones en favor del SNS por todas partes, y eso que solo estamos en junio", destaca uno de los periodistas entrevistados por RSF, que admite estar preocupado por las presiones que se avecinan de cara a las elecciones parlamentarias eslovacas de marzo del próximo año, que pueden traer un cambio de la posición del SNS en el gobierno.

 

Los periodistas no tienen una visión clara de quién guía las decisiones de los jefes de redacción. Por lo general, no existe una censura absoluta, pero las técnicas que frenan la libertad de prensa son muy sofisticadas, lo que finalmente lleva a la autocensura.

 

El actual director general de RTVS, Jaroslav Rezník, fue elegido por el Parlamento eslovaco en junio de 2017 como candidato del SNS. En su cargo anterior, dirigió la Agencia de Prensa de la República Eslovaca, a la que Transparencia Internacional Eslovaquia acusó, bajo su dirección, de hacer campaña para el SNS antes de las elecciones parlamentarias de 2016.

 

"Tenemos que pelearnos por cada tema que queremos tratar y difundir", dicen los periodistas de RTVS,y añaden que "la radiotelevisión pública está siendo destruida desde dentro".