Noticias

21 Julio 2011 - Actualizado el 20 Enero 2016

El presidente Rafael Correa se enfrenta a los medios de comunicación, condena para un editor y tres directivos del diario El Universo


Reporteros sin Fronteras deplora la sentencia del Juzgado de garantías penales de Guayaquil (oeste), que condenó, el 20 de julio de 2011, al ex editor Emilio Palacio y a tres directivos, Carlos, César y Nicolás Pérez, a tres años de cárcel y al pago solidario de 30 millones de dólares. Al fallar una demanda interpuesta por el presidente Rafael Correa, el juez Juan Paredes ordenó igualmente a El Universo el pago de 10 millones de dólares por daños y perjuicios. “Aún si Palacio sostuvo una posición extrema, rechazamos la condena a tres años de cárcel y la suma exorbitante impuesta a El Universo, sus directivos y un ex editor de diario. La decisión resulta a la vez inoportuna, se toma en pleno debate sobre la futura Ley de Comunicación”, declaró Reporteros sin Fronteras. “De modo contrario a la tendencia general hacia la despenalización de los delitos de prensa observada en América Latina, la legislación ecuatoriana aún prevé penas de prisión en casos de difamación. La encarcelación por un delito de prensa contraviene la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, vinculante para el Estado ecuatoriano como miembro de la Organización de Estados Americanos (OEA). Este acoso judicial pone en evidencia una estrategia de las autoridades ecuatorianas que busca acallar los medios de comunicación en el país, actualmente muy criticados por el presidente Correa durante sus cadenas o enlaces. Hacemos un nuevo llamado en favor de la despenalización de los delitos de prensa y solicitamos a la justicia revisar esta decisión. Mantenerla fomentaría la autocensura en los medios”, agregó la organización. El presidente Correa interpuso una demanda, el 21 de marzo de 2011, por “injuria calumniosa” contra tres directivos del periódico y un editor de El Universo. La demanda reclamaba un monto de 80 millones de dólares por daños y perjuicios y exigía una pena privativa de libertad de tres años. En una editorial publicada el 6 de febrero pasado bajo el título “NO a las mentiras”, el editor Emilio Palacio, sin utilizar el nombre del presidente, lo trató de “dictador” acusándolo de querer otorgar amnistías a los agentes de la policía implicados en el levantamiento del 30 de septiembre de 2010. El periodista señaló que podría ser juzgado por crímenes de lesa humanidad. El 19 de julio pasado, durante la audiencia efectuada sin la participación de los medios de comunicación, a pesar de que se trataba de una audiencia pública, los directivos del periódico aceptaron publicar las aclaraciones consideradas necesarias por el Presidente. Rafael Correa, quien había propuesto retirar la demanda si el periódico aceptaba rectificar el artículo, rechazó la propuesta de conciliación. Reporteros sin Fronteras se había dirigido anteriormente al presidente, el 1ro de abril de 2011, para solicitarle que retirara la demanda así como los procesos judiciales iniciados por “daño moral” contra Juan Carlos Calderón y Christian Zurita, autores del libro “El Gran Hermano”. No hemos recibido respuesta a la carta abierta enviada al presidente. El caso de El Universo permite evocar los procedimiento de “efecto escalofrío” adelantados en algunos países anglosajones. Solicitando medidas de reparación ruinosas al actor incriminado –prensa u ONG-, se pretendía obligarle a retractarse o simplemente a desaparecer. La quiebra de El Universo podría poner en juego la estabilidad de más de cuatro mil personas, según expresaron Carlos, César y Nicolás Pérez. Emilio Palacio renunció a El Universo, el 7 de julio pasado, esperando que el Presidente retirara su demanda contre el diario y sus directivos. La ley de comunicación actualmente en debate, sobre la que hemos señalado las disposiciones favorables, ofrece la oportunidad de democratizar el espacio mediático. Solicitamos que incluya la despenalización de los delitos de prensa y que todo criterio de “buena información” sea abandonado.