Noticias

8 Enero 2008 - Actualizado el 20 Enero 2016

El Ministerio de Información se niega a conceder licencias a algunos periodistas


En una carta dirigida al Primer Ministro etíope, Meles Zenawi, y fechada el 7 de enero de 2008, Reporteros sin Fronteras le ha pedido que reconsidere la negativa de su gobierno a conceder licencias a Serkalem Fasil, antigua redactora jefe de los semanarios privados Menelik, Asqual y Satenaw, a su marido Eskinder Nega, ex propietario del grupo de prensa Serkalem Publishing Entreprise, y a Sisay Agena, que fue director de publicación del semanario privado Ethiop. Los tres periodistas pidieron en septiembre de 2007 licencias, para poder crear nuevos periódicos. “La puesta en libertad de periodistas y opositores políticos, a lo largo del año 2007, fue una etapa muy apreciable hacia la reconciliación nacional”,ha escrito la organización en su carta. “La perspectiva de unas nuevas elecciones en 2008 nos llevan a pensar que, lo mismo que el pluralismo político facilita la democracia, el pluralismo mediático ofrece a todo el mundo una tribuna para expresarse de forma legal, salvaguardando así el orden público” En septiembre de 2007 los res periodistas presentaron una petición en el Ministerio de Información, para obtener licencias de prensa con vistas a la creación de dos nuevos semanarios, Lualawi y Habesha. “Se cumplían todas las condiciones legales y la entrega de las licencias no debería haberse demorado más de unas horas. Sin embargo, cuando presentaron la demanda, un empleado del ministerio les explicó que su caso necesitaba ser estudiado en profundidad, y que tendrían la respuesta el 25 de octubre. No ocurrió así, y les dieron otra cita para el 1 de noviembre, con la promesa de que el responsable del Departamento de Licencias, Zemedkun Teke, les recibiría personalmente. El 1 de noviembre dijeron a los periodistas que la cita se había anulado, y que se les comunicará por teléfono la decisión final de la administración. Finalmente, el 1 de enero de 2008 supieron que el Ministerio de Información se negaba a concederles las licencias, sin más explicaciones”, ha indicado Reporteros sin Fronteras. “Las elecciones que están a unto de llegar tienen muy preocpado al gobierno. En 2005, la decisión de arrojar a la cárcel a líderes de la oposición y periodistas generó una oleada de impopularidad, y se teme que vuelan los tiempos duros. Así, negándose a concedernos las licencias, intenta intimidar a la oposición y a los electores. El objetivo es que la votación tenga lugar en ausencia de una prensa fuerte e independiente, que regule el uso de la palabra y vigile para que se observen las reglas de los procesos democráticos”, ha explicado Eskinder Nnega. Detenidos los días 27 y 29 de noviembre de 2005, en la confusión de los trágicos motines que siguieron a los resultados de las elecciones legislativas del 15 de mayo de 2005, junto con líderes y cuadros de la Coalición por la Unidad y la Democracia (CUD, principal formación de la oposición), militantes de los derechos humanos y responsables de asociaciones, acusados por el Primer Ministro Meles Zenawi de “poner en marcha la insurrección”, Serkalem Fasil, su marido Eskinder Nega y Sisay Anega, fueron inculpados de “genocidio”, “alta traición” e intento de “derrocar el orden constitucional”. El 9 de abril de 2007, y tras un año de proceso, el Alto Tribunal Federal de Addis Abeba absolvó a los tres periodista de todos los cargos que se les imputaban. En 2006, Serkalem Fasil y Eskinder Nega tuvieron un hijo en la cárcel.