Noticias

3 Marzo 2008 - Actualizado el 20 Enero 2016

El gobierno nigerino niega el visado a Robert Ménard, secretario general de Reporteros sin Fronteras


El gobierno nigerino se ha negado a expedir un visado al secretario general de Reporteros sin Fronteras, Robert Ménard, que debía participar el 10 de marzo de 2008, desde Niamey, en la jornada especial de solidaridad con su corresponsal encarcelado Moussa Kaka, organizada por Radio France International (RFI).
El gobierno nigerino se ha negado a expedir un visado al secretario general de Reporteros sin Fronteras, Robert Ménard, que debía participar el 10 de marzo de 2008, desde Niamey, en la jornada especial de solidaridad con su corresponsal encarcelado Moussa Kaka, organizada por Radio France International (RFI). Tras presentar, el 19 de febrero, una petición de visado en la Embajada de Níger en Francia, una semana más tarde, el 26 de febrero, notificaron a Robert Ménard la negativa de las autoridades de Niamey. Una negativa que ha confirmado por teléfono, al secretario general de Reporteros sin Fronteras, el Ministro de Comunicación y portavoz del gobierno, Mohammed Ben Omar. “Lamentamos la medida vejatoria, que no sirve a los intereses de Níger. Esperamos que las autoridades de Niamey no se obcequen en seguir por esta vía, que lo único que hace es perpetuar el statu quo y deslustrar aun más la imagen del país”, ha declarado la organización. Robert Ménard se desplazó recientemente con total libertad a Níger, en noviembre de 2007 y enero de 2008, para visitar a Moussa Kaka en la cárcel civil de Niamey y posteriormente para intentar conseguir la libertad de Thomas Dandois y Pierre Creisson, periodistas del canal franco-alemán ARTE detenidos a finales de diciembre de 2007, cuando regresaban del norte del país donde causa estragos la rebelión tuareg del Movimiento de Nigerinos por la Justicia (MNJ). Moussa Kaka fue detenido el 20 de septiembre de 2007 e inculpado de “complicidad en complot contra la autoridad del Estado”. Le acusan de haber dado muestras, en el transcurso de unos contactos telefónicos con un jefe del MNJ, de una supuesta “connivencia” con el movimiento armado. Podrían condenarle a cadena perpetua.