Noticias

15 Octubre 2019

EE.UU.: RSF insta al Departamento de Justicia a dejar de perseguir a los informantes

NICHOLAS KAMM / AFP
Henry Frese, empleado de la Agencia de Inteligencia de Defensa, fue detenido el 9 de octubre y acusado, bajo la ley antiespionaje, de revelar información secreta y clasificada que incluye detalles sistemas de armamento países extranjeros a dos periodistas, según ha informado la CNBC.

Es la sexta vez bajo la administración Trump que se utiliza una legislación de la Primera Guerra Mundial para acusar a un informante. Reporteros sin Fronteras pide al departamento de Justicia que ponga fin al uso de esta legislación contra informantes y al Congreso que tome medidas para que aquellos que comparten información con la prensa tenga una oportunidad de explicar sus motivaciones.

 

La Ley de Espionaje permite el gobierno estadounidense perseguir a cualquiera que obtenga o difunda información relacionada con la defensa nacional que "pueda ser usada para dañar a Estados Unidos". Cuando los informantes son acusados bajo esta legislación, se les niega la oportunidad de defender en un juicio que han difundido esa información por interés general y no por el suyo propio.

 

"Sin los informantes algunas de las historias más importantes de nuestras vidas, desde los papeles del Pentágono al escándalo Watergate, no habrían salido a la luz", recuerda Dokhi Fassihian, responsable de la oficina de América del Norte de Reporteros Sin Fronteras. "Cada vez que se usa la legislación antiespionaje contra un informante se ve afectado el periodismo de investigación y debilitada la libertad de prensa", añade.

 

El uso de esta legislación había sido muy raro hasta la administración Obama, bajo la cual se juzgó a ocho individuos. La administración Trump lleva seis casos en tres años.

 

Según The Intercept, uno de los reporteros a los que Frese habría informado publicó una serie de artículos sobre el programa nuclear de Corea del Norte pese a que el Presidente Trum ha asegurado que ya "no hay una amenaza nuclear de Corea del Norte". El Departamento de Justicia por su parte ha asegurado en un comunicado que podría esperarse un grave dato a la seguridad nacional de Estados unidos con la filtración de esta información de alto secreto.

 

Estados Unidos ocupa el puesto 48 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros sin Fronteras.