Noticias

12 Julio 2010 - Actualizado el 20 Enero 2016

Dos periodistas fueron asesinados: la hecatombe continúa


Reporteros sin Fronteras lamenta el asesinato de dos periodistas, Marco Aurelio Martínez Tijerina, de 45 años de edad, y Guillermo Alcaraz Trejo, de 24 años, quienes perdieron la vida el sábado 10 de julio de 2010 en los estados de Chihuahua y Nuevo León, en el norte de México.

Marco Aurelio Martínez Tijerina, periodista de la sección local de la radiodifusora XEDD Radio La Tremenda, fue encontrado muerto la tarde del sábado en Montemorelos, en el estado de Nuevo León. La noche del viernes 9 de julio un grupo de hombres armados a bordo de tres camionetas “levantó” al periodista en plena calle. Horas después de que su familia denunciara su secuestro, una llamada anónima informó a las autoridades que habían encontrado el cuerpo del periodista, asesinado de un balazo en la cabeza. Según los primeros avances de la investigación, Marco Aurelio Martínez Tijerina también fue torturado. Ex director del noticiero Contrapunto de XERN Radio Naranjera 950 AM, el periodista también era corresponsal de Tv Azteca, Grupo Multimedios y W Radio. Actualmente dirigía el noticiero Informativo 800, transmitido en la radiodifusora XEDD Radio La Tremenda.

El periodista Guillermo Alcaraz Trejo, ex camarógrafo de diversos medios de comunicación locales, dirigía el área de video del sitio web de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH). Cuando el periodista salía de las oficinas del periódico OMNIA, a donde había ido a saludar a sus antiguos colegas, hombres enmascarados dispararon contra él. Los expertos encontraron más de 40 impactos de bala de fusil AK-47.

Reporteros sin Fronteras expresa su indignación por este doble asesinato, que aparentemente puede atribuirse al crimen organizado, en un contexto de violencia generalizada que afecta tanto a los periodistas como a población mexicana en general.

Con estas muertes suman diez (quizá once ) el número de profesionales de los medios de comunicación asesinados en México desde enero de 2010. Cinco de ellos, perdieron la vida en espacio de quince días, prueba de una violencia que no deja de crecer en un país donde los profesionales de los medios de comunicación no pueden más ejercer su profesión sin vivir con el temor de ser secuestrados, torturados o asesinados. Una violencia alimentada por la impunidad que reina en el país y de la que se benefician los asesinos de los periodistas.

Desde el año 2000, 67 profesionales de los medios de comunicación han perdido la vida en México; once se encuentran desaparecidos desde 2003. México es el país más peligroso para la libertad de prensa en América y uno de los más peligrosos del mundo para los periodistas.