Noticias

31 Octubre 2019 - Actualizado el 2 Noviembre 2019

Día Internacional para poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas: Hatice Cengiz, pareja de Jamal Khashoggi, y Christophe Deloire, Secretario General de RSF, hacen un llamamiento al G20

Con ocasión del Día Internacional para poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, que se celebra el 2 de noviembre, Hatice Cengiz, pareja de Jamal Khashoggi, y Christophe Deloire, Secretario General de RSF, hacen un llamamiento al G20.

Es un llamamiento solemne sobre una cuestión esencial, sobre todo ahora que Arabia Saudita (que Lee la llamadaaquíocupa el lugar 172, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa), se prepara para asumir la presidencia del G20, grupo de países que representa 90% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial. En la foto del G20 aparecen dirigentes de naciones democráticas, pero también de países donde constantemente se viola el derecho a la libertad de prensa, como China (que se encuentra en el lugar 177 en la Clasificación), Turquía (en el sitio 157) y Rusia.


En un artículo que se publicará con ocasión del Día Internacional para poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, Hatice Cengiz, pareja de Jamal Khashoggi, y Christophe Deloire, Secretario General de RSF, señalan: “se requiere de una movilización a escala mundial en ese sentido, pues más de 90% de los crímenes cometidos contra reporteros –tanto en países en guerra como en paz– permanecen impunes”. Este texto, traducido en doce idiomas, será publicado en todo el mundo.


Los autores del artículo, Hatice Cengiz y Christophe Deloire, parten de un hecho terrible: la inercia de la comunidad internacional en el crimen de Estado del que fue víctima el periodista Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudita en Estambul. A trece meses de estos hechos, aún no se ha encontrado el cuerpo desmembrado del periodista, los autores intelectuales del crimen no han sido juzgados y el régimen saudí sigue reprimiendo a la prensa con una violencia fuera de lo común. “Al menos 32 periodistas –profesionales y ciudadanos– están detenidos de forma arbitraria en el país”, precisa el texto.



Mientras que dentro de poco el G20 será presidido por el Estado saudí, hay que recalcar que “las sanciones impuestas por los gobiernos de Washington, Ottawa, París y Berlín al puñado de individuos que presuntamente estuvo involucrado en el asesinato de Jamal, no fueron suficientes para incitar al reino a cambiar su política de represión”. Asimismo, los autores recuerdan que tan sólo hace algunos meses el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insistió en que Mohammed Ben Salmane posara a su lado, en primera fila de la foto en que aparecen los dirigentes de las 20 mayores potencias del mundo, que se reunieron en Osaka, Japón.



Por otra parte, Hatice Cengiz y Christophe Deloire mencionan algunos de los últimos asesinatos de periodistas que permanecen en la impunidad y sobre los cuales aún se desconoce lo que sucedió en realidad: Daphne Caruana Galizia (Malta); Gauri Lankesh (India); Javier Valdez y Miroslava Breach (México); Jean Bigirimana (Burundi); Pavel Cheremet (Ucrania). También hacen un llamamiento: “Los dirigentes del G20 deben actuar si en realidad quieren cumplir con el principio de responsabilidad […]  Los jefes de Estado y de gobierno no pueden contentarse con ser los espectadores pasivos del asesinato de periodistas”.



“Aceptar que la presidencia del G20 a manos del gobierno saudí será como cualquier otra equivaldría a reconocer una forma de ‘permiso para matar’, ahogar la verdad y extinguir el pluralismo. Pedimos a los países que integran el G20 no pisotear la memoria de Jamal Khashoggi. Exhortamos a los dirigentes de estos países a hacer que Arabia Saudita establezca compromisos claros a favor de la libertad de prensa, comenzando con poner en libertad a los 32 periodistas encarcelados”,  concluyen.