Noticias

22 Agosto 2014 - Actualizado el 8 Junio 2016

Debe sancionarse a los policías responsables de las detenciones de periodistas en Ferguson

KENA BETANCUR / AFP

Al menos 15 periodistas han sido detenidos abusivamente durante los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes que protestaban por la muerte de Michael Brown, asesinado por un policía en Ferguson, Missouri, el 9 de agosto de 2014.


Desde hace dos semanas la ciudad de Ferguson se ve agitada por las protestas por el asesinato de un joven negro a manos de un policía blanco; mientras tanto, la represión policíaca continúa afectando a los periodistas. A la detención arbitraria de Wesley Lowery, de The Washington Post, y de Ryan J. Reilly, de The Huffington Post, el 13 de agosto de 2014 –que inicialmente se consideró un incidente aislado generado por la degeneración de las manifestaciones–, le siguió la detención de al menos trece periodistas (tres de ellos alemanes y uno turco) que fueron esposados sistemáticamente. Coulter Loeb, fotoperiodista freelance que colabora con The Cincinnati Herald, fue el último en ser arrestado; estuvo detenido cerca de seis horas la noche del 19 de agosto. Los periodistas también son victimas de la brutalidad de los policías. Según el corresponsal de Al-Jazeera Ash-har Quraishi, usaron gas lacrimógeno en contra de su equipo reporteril de manera deliberada.


"Reporteros sin Fronteras pide que sean sancionados los policías responsables de las detenciones arbitrarias de periodistas que cubrían las manifestaciones”, señaló Camille Soulier, responsable del Despacho Américas de la organización. "Detener a periodistas porque cubrían los disturbios constituye una violación flagrante tanto a los acuerdos internacionales como a la Constitución estadounidense. Debe emprenderse una investigación para identificar a los agentes que agredieron deliberadamente o que amenazaron a los profesionales de la información. Si las autoridades no toman medidas severas contra las faltas de los policías, las detenciones abusivas podrían continuar”, añadió.


Una resolución del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas adoptada en marzo de 2014 pide a los Estados que presten particular atención “a la seguridad de los periodistas y de los profesionales de los medios de comunicación que cubren manifestaciones pacíficas”. El 15 de agosto pasado, la Unión Americana por las Libertades Civiles (American Civil Liberties Union, ACLU) y las autoridades policíacas firmaron un acuerdo según el cual “ambas partes están de acuerdo y reconocen que los medios de comunicación y el público en general tienen derecho a cubrir acontecimientos públicos sin que se interpongan obstáculos, a menos que esto obstruya las actividades, ponga en peligro la seguridad de otras personas o interfiera físicamente con la labor de las fuerzas del orden, impidiéndoles hacer su trabajo”. Este acuerdo no debería ser necesario en el país de la Primera Enmienda, sin embargo, este texto sirve como un recordatorio.


Por otra parte, Reporteros sin Fronteras firmó, junto con otras cuarenta organizaciones de medios de comunicación, una carta (iniciativa del Reporters Committee for Freedom of the Press) en la que se pide a las autoridades policíacas de Missouri que respeten el trabajo de los periodistas.


En el sitio web de la Press Freedom Foundation se puede encontrar una lista de los periodistas detenidos en los suburbios de St Louis.


Estados Unidos ocupa en lugar 46, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros sin Fronteras de 2014. El país perdió 13 lugares respecto al año 2013.