Noticias

6 Junio 2013 - Actualizado el 20 Enero 2016

Contra la censura electoral, RSF hace recomendaciones a los periodistas extranjeros


Mientras que el acceso a Internet fue bloqueado –incluyendo las páginas web de los dignatarios del régimen, salvo los sitios cercanos al Guía Supremo– y se asfixia a la prensa, las autoridades intentan ahora desanimar a los periodistas extranjeros de poder entrar al país.

200 solicitudes de visado “verificadas minuciosamente”

El 29 de mayo de 2013 Mohammad Hosseini, Ministro de Cultura y Orientación Islámica, pidió al Ministerio de Inteligencia “verificar minuciosamente las solicitudes de visado de los periodistas extranjeros que desean cubrir las elecciones presidenciales del 14 de junio con el fin de evitar que, como sucedió en la elección anterior, espías sionistas vengan a Irán”. Esta declaración tuvo lugar después de que, el 18 de mayo, el director de medios de comunicación extranjeros del Ministerio de Cultura y Orientación Islámica anunciara que “200 periodistas de 105 medios de comunicación y de 26 países habían presentado una solicitud de visado para cubrir las elecciones”.

Esta declaración incita a los periodistas extranjeros a no ir a cubrir el escrutinio o provoca que, una vez en el país, no se separen de la línea oficial impuesta por el régimen. El Ministerio de Cultura y Orientación Islámica forma parte del comité –conformado por funcionarios de tres ministerios: Inteligencia, Interior y Asuntos Exteriores– que decide si se otorga o no el visado a los periodistas.

La información, un gran reto

Las agencias de prensa presentes en el país no pueden abordar temas delicados y se ven obligadas a aceptar en su redacción a supuestos “periodistas”, que en realidad son agentes de los servicios de inteligencia. Así, la cobertura realizada por la prensa extranjera de la represión que padecen sus colegas, así como la sociedad civil en Irán, constituye un gran reto.

Esperamos que los periodistas extranjeros que finalmente puedan asistir a las elecciones aprovechen esta oportunidad para informar al resto del mundo sobre la represión efectuada por las autoridades iraníes en contra de las libertades fundamentales, en particular de la libertad de información. Asimismo, confiamos en que alertarán lo más posible sobre el calvario que padecen los periodistas iraníes encarcelados”, declaró Reporteros sin Fronteras.

A diferencia de sus colegas locales, los profesionales de los medios de comunicación extranjeros podrán entrevistarse con las familias de los 54 periodistas y netciudadanos encarcelados. Esta es una oportunidad única para recordar a la comunidad internacional que hay ciudadanos que están encarcelados desde hace años simplemente por haber ejercido el derecho fundamental de informar a sus conciudadanos”, agregó Reporteros sin Fronteras.

“Los dos candidatos a las elecciones precedentes –Mir Hossein Mousavi, ex primer ministro y propietario del diario suspendido Kalameh Sabaz (al igual que su esposa, la exitosa escritora Zahra Rahnavard), y Mehdi Karoubi, ex presidente del Parlamento y propietario del diario suspendido Etemad Melli– fueron encarcelados el 24 de febrero de 2011. Ubicados bajo arresto domiciliario, desde entonces están privados de todos sus derechos. Las autoridades declararon oficialmente que estaban libres. Si tal es el caso, los periodistas deberían poder contactarlos y escucharlos”.

Un escrutinio bajo el signo de la amenaza

La guerra de clanes en las altas esferas del poder y las tensiones entre la comunidad internacional y Teherán han colocado esta elección bajo el signo de la amenaza y el miedo. Entre el 17 y el 27 de mayo pasados, los diarios Bahar, Tabnak, Hezbollah, Kayhan, Vatan Emrooz, Sharvand, Iran, Haft Sobeh, Madromsalari recibieron advertencias de la Comisión de Autorización y Vigilancia de la Prensa, órgano de censura del Ministerio de Cultura y Orientación Islámica. Según la ley iraní de medios de comunicación, “la advertencia es la primera etapa antes de la suspensión”. El sitio web del diario Madromsalari, que pertenece a Mostafa Kavakabian, candidato invalidado por el Consejo de Guardianes de la Constitución de la República Islámica, así como los sitios web Ibnanews y Seratnews, cercanos a los conservadores, fueron cerrados oficialmente por órdenes del grupo de trabajo dedicado a la lucha contra los “contenidos ilegales”.

Usted entra en un país “Enemigo de Internet”

Todos los periodistas extranjeros serán alojados en el hotel Laleh International. Allí tendrán una conexión a Internet, ubicada bajo alta vigilancia, como toda la Red en Irán. “Enemigo de Internet”, Irán se encuentra entre los cinco países mencionados en el Informe Especial sobre Vigilancia en Línea de Reporteros sin Fronteras.

La organización recuerda a los periodistas extranjeros algunas medidas de protección elementales que pueden poner en práctica en su visita a Irán.

Antes de partir

●      Si es posible, llévese un ordenador virgen. Lo ideal es realizar una reinstalación completa del sistema operativo (Windows, OS X o Linux).

●      Si por su actividad requiere llevar documentos, porte consigo sólo los que realmente necesitará y encríptelos con el programa PGP (enlace en inglés) o, más simple, con TrueCrypt (enlace en inglés).

●      Actualice su sistema operativo. Cuando se encuentre en el país no lleve a cabo ninguna actualización, incluso si Windows se lo pide.

●      Active su firewall (o cortafuegos, un dispositivo de seguridad que bloquea las conexiones (trasmisiones) no deseadas entrantes y salientes, que permite prevenir ciertos tipos de intrusión).

●      Instale un antivirus con las definiciones y actualizaciones más recientes.

●      Proteja su ordenador y su equipo móvil con una contraseña: ésta permite bloquear el acceso a su puesto de trabajo.

●      Encripte el disco duro: es inútil bloquear el ordenador o el teléfono móvil con una contraseña si no cifra también todo el contenido del disco duro. Para hacerlo con Windows utilice Bit locker o TrueCrypt. El sistema Mac OS X de Apple contiene una herramienta de encriptado, FileVault (preferencias del sistema -> seguridad).

●      Instale VPN (redes virtuales privadas, enlace en inglés), un software que permite crear un túnel de comunicación cifrado entre su ordenador y un servidor ubicado fuera del país. Su uso hará extremadamente difícil que intercepten sus comunicaciones en el país. El uso de VPN también le permitirá evadir eventuales bloqueos de sitios y servicios web establecidos por el régimen. Instale VPN antes de partir, pues en Irán las VPN no oficiales, es decir, no controladas por el régimen, están prohibidas. Por lo que el acceso a sitios web que ofrecen este tipo de servicio se encuentra bloqueado.

Medidas de seguridad a adoptar en el país

A fin de evitar la instalación de un malware (enlace en inglés) en su ordenador, es importante tener una buena “higiene electrónica”.

●      No dé clic en enlaces enviados por un remitente desconocido.

●      No descargue ningún programa del que desconozca la procedencia.

●      No acepte solicitudes de contacto de desconocidos en las redes sociales.

●      Identifique sistemáticamente el remitente de un mail antes de abrir los archivos que contiene adjuntos.

●      Utilice sistemáticamente su VPN, previamente instalado, cuando se conecte a Internet.

●      Proteja su navegación con el uso del protocolo https (enlace en inglés) como garantía de seguridad: cuando navegue en Internet, el uso del protocolo https le permite asegurarse de que sus contraseñas no circulan de forma visible en la red.

●      No use Skype para enviar información delicada. Como es un programa ampliamente utilizado, Skype es blanco de numerosos softwares malignos. Además, la confidencialidad de las comunicaciones a través de Skype no está garantizada (enlace en inglés).

●      Codifique su comunicación: la interceptación de mails es frecuente en Irán. Para garantizar la confidencialidad de la comunicación con su redacción intercambie mails encriptados con PGP (enlace en inglés) o cifre sus “chats” con el programa pdgin y el protocolo OTR.

●      El envío de un mail encriptado es visible en Internet. Si bien el régimen no puede conocer el contenido de un mail cifrado, puede conocer el remitente y el destinatario. Así que sea cuidadoso cuando envíe un mail codificado. Piense en la situación de la persona a quien le envía el correo.  

●      Cree una o dos direcciones de correo electrónico que no estén relacionadas con el medio de comunicación para el que trabaja y sólo utilice esas. Así podrá enviar mails de forma discreta, “perdido entre la multitud”, y no llamar la atención de las autoridades sobre el contenido de su mail, potencialmente interesante.

●      También puede enviar sus mails a una sola dirección creada especialmente para ese viaje. Un tercero de confianza que se encuentre fuera del país y conozca la contraseña de esta cuenta se encargará de enviar los mensajes a los destinatarios correspondientes a partir de otro buzón de correo electrónico. Esto le permitirá ocultar quiénes son los destinatarios de sus mails cuando se encuentre en el país.

En caso de corte de Internet o de que la Red se vuelva muy lenta

No es raro que la velocidad de la red disminuya considerablemente durante manifestaciones o ante la cercanía de acontecimientos de importancia. La lentitud o el corte de la Red duran poco. Continúe filmando o escribiendo, guarde su trabajo en un dispositivo USB y encripte la información (con Truecrypt por ejemplo). Es más fácil esconder y transportar un dispositivo USB que un ordenador. Para enviar su trabajo al medio de comunicación para el que trabaja, use una conexión vía satélite. Cuidado, ya que el uso de comunicación satelital se detecta con facilidad. No se quede demasiado tiempo inmóvil cuando envíe los documentos, cambie con frecuencia de lugar. Si requiere enviar archivos muy pesados, hágalo en varias partes. El software permite cortar un archivo en varios segmentos.

Teléfonos móviles

Su teléfono móvil es una herramienta que contiene y envía mucha información importante (enlace en inglés). Los dos principales operadores de telefonía móvil, Mobile Communication Company of Iran e Irancell, están en manos de los Guardianes de la Revolución. Además de la información enviada y recibida, su teléfono o smartphone conserva un buen número de datos en la carta SIM, en la memoria interna y en las eventuales memorias insertadas.

●      Si es posible, bloquee su teléfono con una contraseña. Toda carta SIM posee un código PIN por default. Cámbielo y bloquee su carta SIM con ese código.

●      Si su teléfono funciona con el sistema Android, puede emplear numerosas herramientas para cifrar su navegación en Internet, sus chats, SMS y mensajes vocales con las herramientas creadas por el Guardian Project y Whispersys.

●      Desactive las funciones de geolocalización de sus aplicaciones. Sin embargo, informe a alguien de sus desplazamientos.

●      En la medida de lo posible, no conserve el historial de navegación. Si se encuentra en un país que emplea medios de vigilancia de teléfonos móviles o si cree que es vigilado de cerca debido a sus actividades, es preferible que no use el teléfono móvil para comunicarse. Opte por los encuentros cara a cara.

●      Si no quiere separarse de su teléfono móvil durante entrevistas delicadas, quítele la batería antes de acudir a la cita. Incluso sin la carta SIM, los teléfonos móviles envían mucha información a las torres de comunicación cercanas, lo que permite localizarlos (número IMEI, IMSI, TMSI, red celular). Programas IMSI catchers permiten interceptar estas señales y detectar a un poseedor de carta SIM identificado previamente. Por cuestión de memoria, no es posible quitarle la batería a un iphone.