Noticias

15 Marzo 2012 - Actualizado el 20 Enero 2016

Condenan a un periodista a dos años y medio de prisión por “difamación” y “calumnia”


La urgencia de despenalizar los delitos de prensa en algunos países del continente de nuevo se pone de manifiesto con la condena del periodista Rogelio Vicente Peláez Justiniano. El director de la publicación mensual Larga Vista fue sentenciado el 4 de marzo de 2012 por un tribunal de La Paz a dos años y medio de prisión por “difamación, calumnia y propagación de ofensas”. El artículo 27 de la Ley de Imprenta dispone que estos delitos continúen dependiendo del Código Penal. El acusado tenía la oportunidad de ser juzgado con base en una legislación o en otra, cada una depende de la aplicación de una jurisdicción diferente. Rogelio Peláez eligió la vía penal ordinaria. Planea apelar el juicio. “Cierto, la condena no es definitiva y por ello puede esperarse que la sentencia sea revisada y que el periodista obtenga una respuesta favorable. El reto concierne, y con mucho, al legislador. Contraria a la Convención Americana sobre Derechos Humanos, firmada por Bolivia, la penalización de los delitos de prensa representa en sí un vector de censura o autocensura para los periodistas que tratan temas de interés público, como en este caso. Una pena de prisión en materia de prensa es a la vez abusiva en su principio y contraproductiva por sus consecuencias: no compensa ni repara en nada la revelación de una información o la expresión de una opinión y, al final, se vuelve contra aquellos que la pronuncian o la aprueban”, declaró Reporteros sin Fronteras. En octubre de 2010 el abogado Waldo Molina Gutiérrez inició un juicio contra Rogelio Peláez. En varias ocasiones el abogado fue acusado en las páginas de Larga Vista de un supuesto “enriquecimiento ilícito” por cobrar honorarios profesionales por encima de lo que permite la norma legal. Molina Gutiérrez era abogado defensor de 285 contribuyentes del Fondo de Retiro del Empleado Público (FREP), administrado entonces por el Estado. El abogado habría exigido un monto superior a los 450.000 dólares como pago, una cantidad desproporcionada. No obstante, en noviembre de 2008 las instancias penales le dieron la razón, autorizándole a cobrar la suma. Tras el cobro, el 31 de julio de 2009, Larga Vista comenzó a publicar una serie de artículos que denunciaban este hecho. Rogelio Peláez, quien fue contactado por Reporteros sin Fronteras, lamentó que la jurisdicción que acaba de condenarlo no haya buscado al mismo tiempo investigar el caso de corrupción denunciado por Larga Vista. Una sentencia como esta es rara en Bolivia, incluso sería la primera en su género según ciertos medios de comunicación nacionales y locales. Decreto bienvenido
La herida sigue viva –y no sólo en el gremio– por el asesinato de Verónica Peñasco Layme y su hermano Víctor Hugo Peñasco Layme, periodistas que trabajaban en lengua aymara, ocurrido el 25 de febrero en La Paz. Este doble crimen, cuyo móvil aún no se esclarece, suscitó al menos cinco manifestaciones masivas. También provocó que el gobierno instaurara un decreto, en vigor desde el 29 de febrero, que obliga a los medios de comunicación a garantizar el transporte de sus empleados de su domicilio a la oficina, y viceversa, entre las diez de la noche y las siete de la mañana, bajo la pena de una multa que sería pagada al periodista. Reporteros sin Fronteras celebra esta medida.