Noticias

28 Mayo 2008 - Actualizado el 20 Enero 2016

Condenan al mensual MO Magazine por una caricatura del industrial belga Georges Forrest


El 25 de abril de 2008, el Tribunal de Primera Instancia de Bruselas condenó al mensual flamenco MO Magazine al pago de un euro simbólico por publicar, en marzo de 2006, una caricatura del industrial belga Georges Forrest. En marzo de 2006 MO Magazine, editado por Wereldmediahuis, publicó un dossier sobre la República Democrática del Congo (RDC), redactado por el periodista John Vandaele. Con el título “El Congo despilfarra joyas de familia”, el artículo analizaba las dificultades económicas del Congo y el impacto de algunos grandes contratos conseguidos por Georges Forrest antes de las elecciones de 2006 en la RDC. La portada del dossier, titulada “Georges Forrest: el Rey del cobre en el Congo”, incluía una caricatura del industrial belga con el casquete de leopardo del ex presidente del Zaire Mobutu Sese-Seko. Georges Forrest presentó una denuncia por difamación contra el periodista John Vandaele y MO Magazine, y reclamó cien mil euros en concepto de daños y perjuicios, rebajados pocas semanas más tarde a cincuenta mil euros. En el auto del 25 de abril de 2008, el Tribunal de Primera Instancia rechaza la denuncia contra John Vandaele, considerando que el periodista actuó respetando su deontología. Sin embargo, el tribunal ha condenado a Wereldmediahuis al pago de un euro simbólico de daños y perjuicios a Georges Forrest, por la caricatura de la portada. El juez ha considerado que el dibujo fue “inútilmente hiriente, insultante y difamante”. “Al condenar a MO Magazine por una caricatura el tribunal crea un precedente inquietante en el que ahora podrían apoyarse el señor Forrest, u otros, para denunciar ante la justicia a cualquier persona responsable de una crítica que les parezca insultante o difamante”, ha declarado Reporteros sin Fronteras. “Por su propia naturaleza, la caricatura es molesta y excesiva, pero es una forma editorial que se debe proteger con el mismo rigor y vigilancia que cualquier otro modo de expresión”, ha añadido la organización.