Noticias

7 Marzo 2002 - Actualizado el 20 Enero 2016

Condenado a 1000 euros de multa, Robert Ménard apela


Denunciado por una empleada de la Oficina de Turismo de Túnez en París, por "violencia en reunión", Robert Ménard ha sido condenado a una multa de 1.000 euros. El Secretario General de RSF no solo ha apelado sino que también se ha dirigido al Consejo Superior de la Magistratura y al Ministerio de Justicia francés.
Denunciado por una empleada de la Oficina de Turismo de Túnez en París, por "violencia en reunión", Robert Ménard, secretario general de Reporteros Sin Fronteras, ha sido condenado a 1.000 euros de multa, y un euro de daños y perjuicios, por la 28 sala correccional del tribunal de alta instancia de París. "Esta decisión es escandalosa. No se ha hecho nada para esclarecer la verdad en este asunto. El juez se negó a escuchar a los testigos y a visionar una cassette que prueba que yo no toqué, y menos maltraté, a esa persona", declaró el secretario general de la organización. "Sabemos muy bien que el régimen tunecino está detrás de esta denuncia". Jean Martin, abogado de Reporteros Sin fronteras, apeló el mismo día la decisión del juez. Ménard ha decidido preguntar al Ministro de Justicia, y al Consejo Superior de la Magistratura, sobre la negativa de un juez a examinar una prueba que podía demostrar la inocencia de una acusación, cuya realidad niega. Pide al Ministro de Justicia y al Consejo Superior de la Magistratura que se pronuncien acerca de la compatibilidad de esa actitud de un magistrado con su obligación de asegurar la garantía de los derechos de la defensa, así como un proceso equitativo. El secretario general de la organización fue denunciado por Samia Ayari Mattei, secretaria de dirección en la Oficina de Turismo de Túnez en París, por "violencia en reunión", que le obligó a estar seis días sin trabajar. La querella se presentó después de la ocupación de dos días, el 28 y 29 de junio, de los locales administrativos de la Oficina de Turismo de Túnez en París, por miembros de Reporteros Sin Fronteras, que ocuparon pacíficamente los locales para protestar contra la detención de la periodista tunecina Sihem Bensedrine. Para Robert Ménard, "esta denuncia se inscribe en el marco de una campaña de calumnias, insultos y difamación, de que soy objeto en la prensa tunecina". En un editorial publicado el 4 de febrero de 2002, en el diario gubernamental La Presse, el director del periódico, Moncef Gouja, entre otras cosas calificó al secretario general de RSF de "perverso notorio", "defensor de la pedofilia" y de "hijo de la OAS, cuyas manos están llenas de sangre argelina". Robert Ménard se presentó ante la 28 sala correccional del tribunal de alta instancia de Paris el 28 de febrero de 2002, a las 9 horas. El tribunal había fijado la deliberación del juicio para el 7 de marzo de 2002.