Noticias

16 Junio 2020

Con la crisis del Covid-19 se han endurecido las condiciones de trabajo de los periodistas en las Antillas Holandesas

Evelyn Wever-Croes, Première ministre d'Aruba (photo:Facebook).
Una periodista de la red de radiodifusión pública holandesa enfrenta un proceso penal en Aruba porque, cuando se encontraba realizando su trabajo periodístico, “violó el toque de queda” establecido en el territorio para frenar la propagación del coronavirus. Reporteros sin Fronteras (RSF) pide a las autoridades locales que retiren los cargos presentados contra ella y denuncia el endurecimiento de las condiciones de trabajo de los periodistas.

El 4 de junio de 2020 Sharina Henriquez, periodista de la Caribbean Network, parte de la red de radiodifusión pública holandesa de Aruba, en las Antillas Holandesas, presentó una denuncia por “detención injustificada, uso injustificado de medidas coercitivas, trato injusto como sospechosa, privación injustificada de la libertad y, en consecuencia, perjuicio a su reputación”. La reportera fue detenida el 22 de marzo pasado en Santa Cruz, cuando realizaba su cobertura periodística, por “violación del toque de queda”. La periodista señaló el hecho como un abuso de poder por parte de la policía, el cual atenta contra la libertad de prensa.

 

Para luchar contra la pandemia del Covid-19, actuando de acuerdo a la gran independencia con que cuenta la isla, el gobierno de Aruba decidió imponer toque de queda entre las 21:00 y las 6:00 horas, del 21 de marzo al 31 mayo, sin excepción para los periodistas en ejercicio de sus labores, precisó la Primera Ministra, Evelyn Wever-Croes. El 22 de marzo Sharina Henriquez acudió a Santa Cruz para cubrir los disturbios suscitados en la isla por el toque de queda. La policía la detuvo, la esposó y la trasladó a la comisaría, donde permaneció tres horas. Ahora enfrenta un proceso penal y debe pagar una multa de 516 euros.

 

Las autoridades de Aruba deben retirar los cargos presentados contra Sharina Henriquez, que no hacía sino su trabajo de periodista”, señaló Pavol Szalai, responsable del Despacho Unión Europea/Balcanes de RSF. “La crisis sanitaria provocada por el coronavirus no debe emplearse como pretexto para obstaculizar o dificultar aún más el trabajo de los periodistas, quienes de por sí ya enfrentan constantes vicisitudes en las Antillas Holandesas”, añadió.

 

Como Aruba y Curaçao forman parte del Reino de los Países Bajos, Wensly Francisco, miembro del Consejo General de la Asociación de Periodistas Holandeses (NVJ), pidió al gobierno holandés “que se comprometa firmemente a apoyar a la prensa, para que esta goce de libertad e independencia”. Según el representante de la NVJ, “la independencia del gobierno de estas islas no deber servir de pretexto para justificar violaciones a la libertad de prensa”.

 

En Aruba, Curaçao y San Martín la crisis del Covid-19 ha complicado aún más las condiciones de trabajo de los periodistas, que ejercen su oficio en un ambiente de precariedad, corrupción y conflictos de interés.  Antes de esta detención, Sharina Henriquez ya había sufrido el hostigamiento de las autoridades. La reportera publicó un texto sobre lo poco preparada que estaba Aruba para enfrentar la pandemia; poco después el gobierno lo criticó en otros medios de comunicación, en lugar de reaccionar u ofrecer una respuesta a la Caribbean Network. Asimismo, Sharina Henriquez fue insultada por un funcionario cuando hacía una entrevista en la calle, lo que le impidió concluir su trabajo.

 

A mediados de mayo en Curaçao, Rick Hart, un periodista de Radio Hoyer 2, fue suspendido (última advertencia antes de ser despedido) porque criticó el hecho de que los periodistas sólo pueden hacer preguntas a la Primera Ministra sobre el tema de la conferencia de prensa (las ruedas de prensa se llevan a cabo a través de un sistema de videoconferencia). Tres días después, la radiodifusora independiente –que subsiste de los ingresos publicitarios–, ofreció disculpas públicas a su periodista y el gobierno adoptó una actitud más abierta durante las conferencias de prensa; lo que dio la razón a Hart.

 

Los Países Bajos, que cuenta entre sus territorios a las islas de Aruba y Curaçao, se encuentra en quinto lugar, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020 de RSF.