Noticias

25 Enero 2002 - Actualizado el 20 Enero 2016

Cinco periodistas haitianos amenazados de muerte por simpatizantes del poder.


Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha manifestado su protesta por las amenazas, proferidas por simpatizantes del poder, contra cinco periodistas, entre los que se encuentra Guyler Delva, secretario general de la Asociación de Periodistas Haitianos (AJH).
En una carta dirigida a Jean-Bertrand Aristide, presidente de la República, Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha manifestado su protesta por las amenazas, proferidas por simpatizantes del poder, contra cinco periodistas, entre los que se encuentra Guyler Delva, secretario general de la Asociación de Periodistas Haitianos (AJH). "Le pedimos que condene con firmeza las amenazas y a sus autores, y que garantice la seguridad de estos periodistas", declaró Robert Ménard, secretario general de RSF. La organización, que ha denunciado "el clima de terror existente en Haití", añadió que hace responsables de la suerte de los cinco periodistas a las autoridades. Según informaciones recogidas por RSF, el 21 de enero, algunos miembros de la organización "Juventud Poder Popular" (JPP), cercana al presidente Aristide, dieron un plazo de cuarenta y ocho horas a Guyler Delva para que retirara una denuncia contra su responsable, René Civil y, en caso contrario, iban a enseñarle "con qué leña se calientan" y tendría que enfrentarse con todas las organizaciones populares, y no solamente con JPP. El 18 de enero, Guyler Delva había denunciado a René Civil, después de que éste le amenazara, le calificara de "colono a sueldo de Blancos" y le acusara de "traicionar a sus compatriotas haitianos", en un programa radiofónico emitido el 15 de enero. Guyler Delva ha declarado que "Merci Guyler Delva, merci, merci Guyler Delva, fueron las palabras pronunciadas por René Civil en la radio y, en la lengua haitiana, estos sinceros agradecimientos encubren amenazas con palabras en clave". El 11 de enero, Figaro Désir, responsable de la organización popular "Bale Wouze", cercana a Fanmi Lavalas, calificó a Guyler Delva de "apátrida al servicio del colono blanco", y le amenazó con aplicarle el "suplicio del collar". El 21 de enero, Figaro Désir desmintió sus amenazas, afirmando que se habían interpretado mal sus palabras del 11 de enero. Por otra parte, cuatro periodistas de provincias, amenazados por simpatizantes del poder, han encontrado refugio en Puerto Príncipe, donde están escondidos. Se trata de Charité André y Rémi Jean, de Radio Eben-Enzer; de Duc Jonathan Joseph, corresponsal de Radio Métropole en Gonaïves (norte), y de Ernst Océan, corresponsal de Radio Visión 2000 en Saint Marc (centro). Las amenazas contra estos periodistas, atribuidas a partidarios de Fanmi Lavalas, se acentuaron después del supuesto intento de golpe de Estado, del 17 de diciembre de 2001. Desde el 15 de enero de 2002, Radio Eben-Enzer, que emite en Mirebalais (centro), ha parado su programación por culpa del clima de inseguridad. Los autores de los atentados acusan a los periodistas de una cobertura, supuestamente desfavorable para el gobierno.