Noticias

29 Septiembre 2009 - Actualizado el 20 Enero 2016

Cierre de dos medios y represión contra periodistas extranjeros: "¿Hasta dónde irá el gobierno golpista?"


Uniendo el gesto a la palabra tras haber suspendido las libertades públicas por decreto, el gobierno de facto consiguió el cierre, el 28 septiembre de 2009, en Tegucigalpa, de la emisora Radio Globo y de la televisora Canal 36, varias veces suspendidos y acosados desde el 28 junio a causa de su oposición al golpe de Estado. En los dos casos, la policía intervino para desalojar a la redacción de los locales y confiscar el equipo de transmisión. La organización C-Libre recalca que estos procedimientos violan de manera flagrante el artículo 73 de la Constitución que prohíbe cualquier interferencia de las autoridades en el funcionamiento de un medio de comunicación.

"¿Hasta dónde irá el gobierno golpista? Roberto Micheletti se aventaja para figurar entre los depredadores de la libertad de prensa. El presidente de facto dijo estar dispuesto a volver sobre el decreto que instaura el estado de sitio, a partir del día siguiente a su promulgación. Consideramos que esta declaración no vale nada en caso de que Radio Globo y Canal 36 no recuperen inmediatamente sus frecuencias y sus equipos, y que la represión no cese, en particular contra los defensores de los Derechos Humanos", declara Reporteros sin Fronteras.

Durante el decomiso de los equipamientos de Radio Globo, un periodista guatemalteco del canal mexicano Televisa, Ronny Sánchez, se quejó de haber sufrido golpes por parte de los policías presentes. Las fuerzas del orden también mostraron brutalidad con su compañero y compatriota Alberto Cardona, de Guatevisión.

"La situación represiva es peor que en los años 80, durante la época del proceso de seguridad nacional. Entonces las libertades públicas estaban garantizadas oficialmente. Ahora que ya no existen, los militares se lo pueden permitir todo. La situación sanitaria es cada vez más alarmante y la comunidad internacional también debe movilizarse en este punto", cuenta a Reporteros sin Fronteras Bertha Oliva de Nativi, coordinadora general del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh), cuyos locales fueron atacados por la policía el 22 septiembre.

Reporteros sin Fronteras pide a la comunidad internacional, a Brasil y Estados Unidos en particular, que exijan del gobierno de facto el acceso al territorio por una delegación de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que pueda obtener la liberación de los opositores, periodistas y defensores de los Derechos Humanos actualmente detenidos.