Noticias

19 Abril 2002 - Actualizado el 20 Enero 2016

Chávez denuncia "apoyo" de los medios de comunicación al golpe de Estado


"Este golpe de estado no hubiese sido posible sin el apoyo de los medios de comunicación", declaró Hugo Chávez en su discurso ante el Consejo Federal del gobierno, encargado de preparar el "diálogo nacional". Criticó especialmente a los canales de televisión.
18/04/2002 "Este golpe de estado no hubiese sido posible sin el apoyo de los medios de comunicación", declaró Hugo Chávez en su discurso ante el Consejo Federal del gobierno, encargado de preparar el "diálogo nacional" que ha prometido. "Si los medios, especialmente las televisoras, quieren seguir alentando ésto y nosotros lo permitimos, ellos nos van a llevar a una guerra", añadió, levantando la voz por primera vez desde el 14 de abril, fecha de su regreso a la presidencia. ------------------------------------------------------ 17/04/2002 - Investigaciones sobre la actitud de los medios de comunicación El gobierno anunció la apertura de dos investigaciones sobre la actitud de los medios de comunicación durante el efímero golpe de Estado. Una de ellas estará dirigida por Jesse Chacón, presidente de Conatel, organismo público encargado de adjudicar las concesiones de radio y televisión. Se desconoce a qué sanciones podrían estar expuestos los medios. ------------------------------------------------------ 16/04/2002 - "No somos conspiradores" En una entrevista emitida por Venevisión, Alberto Federico Ravell, director del canal Globovisión, y Gustavo Cisneros, presidente de la Organización Diego Cisneros, magnate de la prensa y propietario de Venevisión, intentaron explicar el silencio observado por sus canales el 13 de abril, mientras los partidarios de Hugo Chávez se echaban a la calle y una parte del ejército se rebelaba contra el gobierno de Pedro Carmona. Reconociendo que, el 13 de abril, se produjo un "black-out" informativo, Alberto Federico Ravell justificó la ausencia de periodistas en la calle por las agresiones de que eran víctimas, por parte de los seguidores de Hugo Chávez, y recordó las manifestaciones que tuvieron lugar ante los locales de varios canales de televisión, el mismo 13 de abril por la noche. "Quizá el rol de los medios se desvirtuó por lo que estaba sucediendo en el país", resumió Ravell, quién dijo que aceptaba el diálogo propuesto por el Presidente. Gustavo Cisneros añadió que el silencio de la televisión también tuvo relación con consideraciones operativas, como la carencia de imágenes para ilustrar los acontecimientos. Ambos, negaron las acusaciones de "conspiración" lanzadas contra los patrones de la prensa. César Gaviria, secretario general de la Organización de Estados Americanos, enviado a Caracas para investigar las causas del intento de golpe de Estado, pidió al Presidente que garantice a los periodistas la posibilidad de trabajar sin miedo. Al parecer, temiendo por su seguridad, tres periodistas de Venevisión han emprendido el camino del exilio. ------------------------------------------------------ 15/04/2002 - Chávez llama a sus partidarios a que respeten los periodistas La situación regresa poco a poco a la normalidad, con la reaparición de la prensa escrita en los kioskos y los flases informativos en la televisión, salvo en los canales RCTV y Venevisión. Muchos periodistas y camarógrafos de estos dos canales, temiendo por su seguridad, no han acudido a sus puestos de trabajo. En el transcurso de una conferencia de prensa, Hugo Chávez, respondiendo a la pregunta de un camarógrafo, pidió a sus seguidores que pongan fin a las agresiones y amenazas contra periodistas. Igualmente, pidió a los medios de comunicación que reconsideren su "hostilidad" contra el gobierno. Finalmente, el Presidente, que todavía una semana antes calificaba a los medios de "laboratorio de mentiras para sembrar el temor entre la población", se declaró satisfecho de la cobertura que la prensa escrita ha dado, este lunes, a su regreso. El diario El Universal que el 13 de abril, tras su salida, había titulado "Un paso adelante", el lunes ofrecía en primera el titular "Conciliación". ------------------------------------------------------ 14/04/2002 - La prensa ausente de los kioscos Los canales privados de televisión no emitieron ningún boletín informativo. Sólo el canal de información continua Globovisión reprodujo las informaciones difundidas por las agencias internacionales de prensa. Prácticamente no salió ningún diario, por razones de seguridad según las redacciones que, sin embargo, mantuvieron sus ediciones en línea, publicando esencialmente despachos de las agencias. Al reasumir la presidencia el domingo por la madrugada, Hugo Chávez aseguró en su discurso que no habría cacería de brujas "ni irrespeto a la libertad de expresión o de pensamiento". Criticando la omisión que hicieron los principales medios audiovisuales de la virulencia callejera del sábado, llamó a los medios a "que se vuelva a los carriles de la razón". ------------------------------------------------------ 13/04/2002 - Mutismo de los canales Al final de la tarde, decenas de personas manifestaron violentamente ante el canal de televisión privado Radio Caracas Televisión (RCTV), mientras la capital era escenario de diversos incidentes y circulaban versiones contradictorias acerca del regreso a la presidencia de Hugo Chávez. También arrojaron piedras contra la fachada, rompiendo los cristales de la emisora. A pesar de que los periodistas de la RCTV, muy preocupados por su seguridad, estuvieron difundiendo mensajes reclamando la intervención de las autoridades, los incidentes se desarrollaron sin que intervinieran las fuerzas del orden. Los partidarios del Presidente se manifestaron igualmente ante los canales Globovisión y Venevisión, consiguiendo de ellos, así como de RCTV, que emitieran las declaraciones de sus líderes. Durante el día, los canales privados no mostraron ninguna imagen de las manifestaciones callejeras pro-chavistas, ni de la toma del palacio presidencial por éstos últimos. Sólo los abonados al cable dispusieron de las informaciones que daban los canales internacionales, como la CNN. Las emisoras venezolanas justificaron el mutismo por el "riesgo" que corrían sus periodistas si realizaban esos reportajes. Igualmente explicaron que la emisión de imágenes de las escenas de saqueos en Caracas podían animar a que se reprodujeran escenas similares en las provincias. Sin embargo, según la AFP, las imágenes de las manifestaciones de la mañana, emitidas por algunas cadenas tras la dimisión de Pedro Carmona, son una prueba de que sus equipos se encontraban en el lugar de los hechos. Por lo que se refiere a la prensa escrita, los diarios El Nacional y El Universal tuvieron que evacuar los edificios, después de que se efectuaran manifestaciones similares ante sus locales. Hacia las 20 horas, el canal público Venezolana de Televisión recuperó su programación. En las provincias, los locales del canal regional de televisión TV Guayana, cuya sede se encuentra en Puerto Ordaz, en el Estado de Bolivar (a 500 kilómetros al sureste de Caracas), fueron también sitiados por algunos partidarios de Hugo Chávez quienes lanzaron consignas contra el medio. ------------------------------------------------------ 12/04/2002 - La prensa en el ojo de huracán : un periodista muerto, otros tres heridos y cinco canales de televisión suspendidos. Tras los acontecimientos del 11 de abril de 2002, durante los cuales un periodista resultó muerto y otros tres heridos, Reporteros Sin Fronteras pide a las autoridades que efectúen una investigación profunda sobre los disparos de que fueron víctimas los cuatro periodistas, y que se adopten sanciones contra sus autores. Después de una breve suspensión de los canales de televisión privados el 11 de abril, parece que los medios de comunicación públicos, el canal Venezolana de Televisión y la agencia Venpres, tuvieron a su vez parar el trabajo, este 12 de abril. RSF pide a las autoridades que esos medios puedan reanudar sus actividades, en el menor tiempo posible y que se garantice la seguridad de los periodistas considerados como cercanos al ex presidente para prevenir cualquier espíritu de venganza. Según las informaciones recogidas por RSF, el fotógrafo Jorge Tortoza, del Diario 2001, resultó muerto el 11 de abril de 2002 mientras cubría los violentos enfrentamientos entre opositores y partidarios del presidente Hugo Chávez, en el centro de Caracas. Según el chófer del periodista, recibió una bala en la cabeza, disparada por un individuo vestido de civil. Gravemente herido, Jorge Tortoza, que trabajaba en el diario desde hacía diecisiete años, fue conducido al hospital Vargas, donde murió tras ser intervenido quirúrgicamente. En aquel momento, reinaba una gran confusión en Caracas, donde estaban desplegadas la Guardia Nacional, todavía fiel al jefe del Estado, y la policía metropolitana, aliada con la oposición. Según el ejército, algunos partidarios armados del jefe del Estado también abrieron fuego sobre los manifestantes. Otros tres fotógrafos de prensa resultaron heridos, en las mismas circunstancias. Jonathan Freitas, del diario Tal Cual, resultó herido ligeramente, en un brazo, por un disparo. Enrique Hernández, de la agencia pública Venpres, fue herido ligeramente en la cabeza por una piedra, y luego en el variga por una bala que probablemente rebotó en una pared. Su hermano, Luis Enrique Hernández, del diario Avance, fue también herido y el viernes todavía continuaba hospitalizado. Por otra parte, el 11 de abril, hacia las 16 horas, se suspendió la programación de los canales privados. El presidente justificó esta decisión por la "campaña de difamación" propagada por esas emisoras, a las que acusó de "incitar a la violencia" y de "irresponsabilidad". La orden de cortar la señal hertziana de los canales llegó poco después de que éstos, negándose a emitir exclusivamente un discurso del Presidente, procedieran a la retransmisión simultánea, dividiendo la pantalla en dos partes, de imágenes de la represión que se estaba ejerciendo contra la manifestación de la oposición. El presidente Chávez exigió la difusión de su discurso en el mismo momento en que comenzaba la represión. Se fundió en el artículo 192 de la Ley Orgánica de Telecomunicaciones que establece el principio de la "cadena", un sistema que permite a las autoridades apropiarse del tiempo de antena del conjunto de las radios y las televisiones que disponen de una concesión estatal. El gobierno ya había recurrido a las "cadenas", en una treintena de ocasiones, entre el lunes y el miércoles. Sólo la emisora pública Venezolana de Televisión quedó al margen del corte de la señal hertziana. El canal de información continua Globovisión, lo mismo que las emisoras CMT y Televen desaparecieron de las pantallas antes de recuperar su transmisión, utilizando la señal por satélite y el cable. Parece que los canales Venevisión y Radio Caracas TV que, desde el comienzo disponían de un sistema de retransmisión alternativo, no interrumpieron su programación. Por la noche, los locales de CMT estuvieron rodeados temporalmente por elementos de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM, servicios de inteligencia militar). Finalmente, la señal hertziana quedo restablecida hacia las 22 horas, una vez que el ejército se alió con la oposición al jefe del Estado. En el mismo momento, los locales del canal público se encontraban ocupados por elementos de la Guardia Nacional, que hasta entonces habían protegido sus instalaciones, y que suspendieron la programación. La agencia Venpres también suspendió su trabajo de información y su personal llevaba reuniones en sus locales este viernes. El 9 de abril de 2002, la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) y la organización patronal Fedecámaras convocaron una huelga, para apoyar a los ejecutivos de PDVSA, la empresa pública petrolera, despedidos dos días antes por el presidente Chávez. Mantenida durante 24 horas, la CTV y Fedecámaras declararon finalmente la huelga indefinida, el 10 de abril por la noche. En la noche del 11 de abril, después de violentos enfrentamientos que causaron una decena de muertos y más de un centenar de heridos, los miembros del Estado Mayor militar se declararon en rebeldía contra la autoridad del Presidente. Hugo Chávez, recluido en el palacio presidencial, firmó su dimisión por la noche, presionado por el ejército. Posteriormente fue trasladado al fuerte de Tiuna, la principal base militar de Caracas, donde se encuentra detenido. Inmediatamente después, Pedro Carmona, presidente de Fedecámaras, anunció que él dirigiría un nuevo gobierno de transición. Afirmó que su nombre había conseguido el consenso de la sociedad civil venezolana y del mando de las fuerzas armadas.