Noticias

11 Febrero 2011 - Actualizado el 20 Enero 2016

Atacan dos redacciones en Coahuila; un técnico es asesinado: ¿qué ha pasado con los mecanismos de protección?


La ciudad de Torreón, en el estado de Coahuila, fue el escenario de dos ataques contra instalaciones de medios de comunicación el 9 de febrero de 2011. Uno, contra el Canal 9 (Milenio TV) del grupo Multimedios Laguna, que dejó como saldo un joven técnico muerto. El segundo, interrumpió los programas de la estación Radiorama, que aún no ha podido restablecer su transmisión.

“El ataque contra las instalaciones de Canal 9 tuvo lugar el 9 de febrero a altas horas de la noche. El canal dejó de transmitir durante algunas horas, pero ya funciona normalmente. Los agresores sustrajeron parte del equipo (monitores y herramientas). Es evidente que su intención era dañar el equipo, pues había rastros de golpes y forzaron la puerta. Pero lo que más nos pesa evidentemente es la muerte de uno de nuestros nuestro colaboradores, Rodolfo Ochoa”, señaló a Reporteros sin Fronteras un empleado del canal.

El ingeniero Rodolfo Ochoa, de 27 años de edad, recibió varios impactos de bala durante el asalto, relata Milenio en su página de Internet. El joven empleado estaba de guardia nocturna cuando se dio cuenta de la presencia de los intrusos. Quiso llamar por teléfono a uno de sus colegas para informarle de la situación, pero los agresores lo sorprendieron y lo asesinaron.

La policía realiza rondas de vigilancia en el lugar. Estas medidas inmediatas, aunque útiles, quizá no sean suficientes. Se impone una investigación a fondo. Este ataque no es el primero contra el grupo de prensa, cuyo corresponsal en el estado de Durango, Eliseo Barrón Hernández, fue asesinado en mayo de 2009.

El mismo día en la misma ciudad, tres individuos encapuchados y armados irrumpieron en las oficinas de la estación radiofónica Radiorama, tras agredir al velador de noche y a una mujer que lo acompañaba. Los asaltantes destruyeron el equipo de transmisión de la radio, desde entonces silenciada.

“Es increíble que (las autoridades) no hayan previsto este tipo de situaciones en una zona estratégica donde hay otras antenas de transmisión y donde opera un grupo del crimen organizado”, nos confió una fuente local.

Distribuidor secuestrado

En Nuevo Laredo, en el estado fronterizo de Tamaulipas, un grupo armado secuestró al distribuidor de periódicos El Norte y Metro, del grupo Reforma. El repartidor fue atado e introducido en otro vehículo. Apuntándole con un arma, sus secuestradores le ordenaron que dejara de distribuir el diario en Nuevo Laredo e incendiaron los 1.100 ejemplares que transportaba. Afortunadamente, la víctima fue liberada poco más tarde. El periódico El Norte acababa de publicar un artículo sobre el asesinato del general Manuel Farfán, director de Seguridad Pública de Nuevo Laredo.

Los ataques directos contra las instalaciones de medios de comunicación se han incrementado desde 2010, en el sangriento contexto de la ofensiva federal contra el narcotráfico, emprendida en diciembre de 2006, cuyo saldo asciende a 30.000 muertos. Los periodistas no han estado exentos. Reporteros sin Fronteras pide a las autoridades federales aplicar lo más rápido posible, en colaboración con organizaciones de defensa de la libertad de prensa, los nuevos mecanismos de protección elaborados y presentados en la Secretaría de Gobernación el 3 de noviembre de 2010.

La organización apoya la campaña de diez caricaturistas de prensa "¡Basta de Sangre!", lanzada en enero de 2011 y retomada en las redes Facebook (http://www.facebook.com/pages/Basta...) y Twitter. Un portafolio de las caricaturas se encuentra en nuestro sitio.

Dibujo: El Fer