Noticias

17 Diciembre 2004 - Actualizado el 20 Enero 2016

Asesinado Deyda Hydara, corresponsal de la AFP y de Reporteros sin Fronteras


Reporteros sin Fronteras quiere hacer patente su inmensa tristeza y su indignación por el asesinato de su corresponsal en Gambia, Deyda Hydara, abatido de tres disparos en la cabeza, en la noche del 16 de diciembre de 2004. "La muerte de Deyda Hydara es una tragedia que aflige profundamente a todo nuestro equipo", ha declarado la organización. "En el plazo más breve posible vamos a trasladarnos a Banjul, para asistir a su familia y exigir de las autoridades una investigación seria".
Reporteros sin Fronteras quiere hacer patente su inmensa tristeza y su indignación por el asesinato de su corresponsal en Gambia, Deyda Hydara, abatido de tres disparos en la cabeza, en la noche del 16 de diciembre de 2004. "La muerte de Deyda Hydara es una tragedia que aflige profundamente a todo nuestro equipo", ha declarado la organización. "En el plazo más breve posible vamos a trasladarnos a Banjul, para asistir a su familia y exigir de las autoridades una investigación seria". Deyda Hydara, de 58 años, era director de publicación y co-propietario del semanario independiente The Point, y corresponsal local de la Agencia France-Presse (AFP) desde 1974. Perfectamente francófono, era también uno de los más antiguos corresponsales de Reporteros sin Fronteras en Africa, poniendo toda su autoridad al servicio de la libertad de prensa desde 1994. En todos estos años, su vigilancia y su profesionalismo han supuesto una gran ayuda para los periodistas de su país. Estaba casado y tenía cuatro hijos. Cuando salía de la oficina poco después de la medianoche, uno o varios desconocidos le dispararon. En el ataque resultaron heridos dos empleados del periódico, que se encontraban con él. La policía gambiana ha anunciado la apertura de una investigación. Este asesinato se ha producido en un contexto de tensión entre las autoridades gambianas y la prensa independiente. El 14 de diciembre, la Asamblea gambiana aprobó una ley que convierte a todos los delitos de prensa en crímenes que pueden castigarse con la cárcel. Una segunda ley prevé multiplicar por cinco las fianzas que deberán pagar los propietarios de periódicos. En una carta fechada el 16 de diciembre, Reporteros sin Fronteras exhortó al presidente de Gambia, Yayah Jammeh, a "reconsiderar la decisión de la Asamblea Nacional y no firmar las dos leyes, para que los periodistas gambianos puedan trabajar en un clima sereno y profesional". Recientemente, los profesionales de los medios de comunicación se movilizaron en contra de la creación de una Comisión de Medios, una especie de tribunal del pensamiento, que finalmente quedó disuelta el 13 de diciembre. Las nuevas leyes aprobadas por el Parlamento van en sentido contrario a este avance, haciendo presagiar consecuencias muy nefastas para el ejercicio del oficio de periodista en el país.