Noticias

21 Marzo 2011 - Actualizado el 20 Enero 2016

2 periodistas asesinados, 3 desaparecidos, 7 arrestados, 2 expulsados... la lista de violaciones a la libertad de prensa no deja de crecer


LIBIA

Pese a que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas votó el 17 de marzo pasado la resolución 1973, que autoriza el recurso de la fuerza a fin de proteger a la población civil, el régimen de Muamar el Gadafi y sus partidarios no dejan de cometer exacciones. La caza de periodistas extranjeros continúa tanto al este como al oeste del país; sus colegas libios tampoco se encuentran a salvo. Actualmente cuatro periodistas se encuentran detenidos y se ha reportado otros tres como “desaparecidos”. Asimismo, el 19 de marzo pasado un bloguero libio fue asesinado en Bengasi por el disparo de un francotirador. Reporteros sin Fronteras exhorta a las autoridades libias a poner fin a la violencia contra los profesionales de la información. Mohamed Al-Nabbous, periodista y bloguero mejor conocido bajo el diminutivo Mo, fue víctima del disparo de un francotirador el 19 de marzo de 2011 en Bengasi, mientras que cubría en directo los acontecimientos. Tras el bloqueo de Internet en el país, Mo fundó el canal de televisión en línea Libya AlHurra, transmitido vía satélite. Mohamed Al-Nabbous es el segundo periodista que ha perdido la vida en Libia desde el inicio del conflicto. El 12 de marzo pasado un camarógrafo qatarí de Al-Jazeera, Ali Hassan Al-Jaber, murió en una emboscada cuando regresaba de Bengasi. Uno de sus colegas fue herido. El 19 de marzo de 2011 la cadena Al-Jazeera anunció que cuatro de sus periodistas habían sido arrestados por las fuerzas gubernamentales de Muamar el Gadafi desde hacía una semana. El canal informó que se trata de: Ahmed Vall Ould el-Dine (mauritano) y Lotfi Messaoudi (tunecino), así como de dos fotógrafos: Ammar Al-Hamdane (noruego) y Kamel Ataloua (inglés). Los periodistas, que entraron al país por la frontera tunecino-libia, cubrían la batalla de Zawiya (oeste de la capital) entre los insurgentes y las fuerzas armadas pro Gadafi. Asimismo, la Agencia France Presse (AFP) indicó que no tiene noticias de dos de sus periodistas, Dave Clark (de 38 años de edad) y Roberto Schmidt (de 45 años), desde la noche del viernes 18 de marzo, cuando estos se encontraban en la región de Tobruk, al este del país. “La noche del viernes dijeron en un correo electrónico que planeaban ir el sábado por la mañana a un lugar ubicado a una treintena de kilómetros de Tobruk para encontrarse con opositores al régimen del líder libio Muamar el Gadafi y recolectar testimonios de refugiados que huían de los combates”, indicó la AFP en un comunicado de prensa. Los periodistas estarían acompañados de un fotógrafo, Joe Raedle, de la agencia Getty images. Por otra parte, los cuatro periodistas de The New York Times arrestados el 15 de marzo pasado (http://es.rsf.org/libia-la-caza-de-los-periodistas-17-03-2011,39817.html) fueron liberados. Actualmente se encuentran en la embajada de Turquía en Trípoli y deberían dejar el país en las próximas horas vía Túnez. De acuerdo con información del Comité de Protección de Periodistas, seis reporteros libios conocidos por su postura crítica, no han dado señales de vida desde el inicio de los sucesos en el país. Según la organización, corren numerosos rumores de que se encuentran detenidos por las fuerzas armadas de Muamar el Gadafi. YEMEN El 19 de marzo las autoridades yemenís ordenaron a dos periodistas de Al-Jazeera dejar el país con el pretexto de que “trabajaban ilegalmente en Yemen”, “incitando a la violencia”. Un funcionario del Ministerio de la Información señaló a la agencia informativa oficial Saba que Ahmed Zidan y Abdulhaq Saddah habían “provocado al pueblo yemení” por su cobertura de las manifestaciones que se desarrollan en Yemen desde hace algunas semanas. Reporteros sin Fronteras recuerda que el 11 de marzo de 2010 las autoridades yemenís confiscaron el equipo de transmisión de Al-Jazeera, así como el de Al-Arabiya, acusando a ambos medios de carecer de neutralidad en la cobertura del movimiento de protesta que se desarrollaba entonces en el sur del país (leer: http://fr.rsf.org/yemen-confiscation-du-materiel-de-15-03-2010,36732.html). Esta decisión tuvo lugar el día siguiente de la matanza en la plaza del Cambio en Saná, que dejó como saldo 52 muertos, entre los que se encuentra el fotógrafo del periódico independiente Al-Masdar, Jamal Al-Sharabi, y más de 126 heridos (leer: http://fr.rsf.org/maghreb-et-moyen-orient-exactions-en-serie-contre-les-19-03-2011,39825.html). Tras esta masacre, el jefe de redacción de la agencia Saba, Nasser Taha Moustafa, anunció su dimisión en señal de protesta. Algunos días antes, seis periodistas extranjeros fueron expulsados del país, cuatro de ellos el 14 de marzo y dos el día 12. El 14 de marzo fueron arrestados y después expulsados: Oliver Holmes, de origen británico, quien colaboraba regularmente para The Wall Street Journal y Time; Haley Sweetland Edwards, ciudadano estadounidense colaborador de Los Angeles Times y AOL News; Joshua Maricich, freelance que colaboraba con diferentes medios de comunicación, como Yemen Times, y Portia Walker, inglés que colaboraba con The Washington Post. Dos días antes, el periodista estadounidense Patrick Symmes, de Outside magazine y de GQ Magazine, así como el fotógrafo italiano Marco Di Lauro, recibieron el mismo trato cuando regresaban de hacer un reportaje sobre la isla de Socotra (http://fr.rsf.org/yemen-les-autorites-commencent-a-s-en-14-03-2011,39785.html).

SIRIA

Desde el 15 de marzo de 2011 Siria es escenario de manifestaciones en las que se exigen más libertades. En diferentes regiones del país se organizan marchas y protestas desafiando el estado de excepción en vigor desde 1963. Las autoridades sirias no dudan en reprimir violentamente estas aspiraciones a la democracia y en arrestar arbitrariamente a los manifestantes. Por otra parte, el gobierno ha multiplicado las medidas de control de la información, impidiendo que los periodistas acudan a los lugares donde se realizan estas manifestaciones. Así, a numerosas agencias de prensa internacionales se les impidió cubrir las protestas organizadas desde el 18 marzo pasado en la ciudad de Dera (sur de Damasco, cerca de la frontera jordana), violentamente reprimidas por las fuerzas del orden, que dispararon contra los manifestantes. Balance hasta el día de hoy: cinco muertos según Human Rights Watch (leer el comunicado en inglés: http://www.hrw.org/en/news/2011/03/20/syria-government-crackdown-leads-protester-deaths). Por otra parte, Reporteros sin Fronteras tuvo conocimiento del arresto, la noche del 18 al 19 de marzo de 2011, del periodista, poeta y novelista Mohammed Dibo, en su domicilio, en Al-Annazah, distrito de Baniyas, al noroeste de la capital; el día 18 se habían organizado manifestaciones para exigir reformas en la ciudad de Baniyas. Mohammed Dibo escribe para numerosos periódicos, especialmente para el diario jordano Al-Dustour y sitios informativos como Al-Waan, de la Asociación de Árabes racionales, Bab el Moutawasset (Puerta del Mediterráneo, mediterraneangate.net), que aborda las diferentes culturas de la cuenca mediterránea, Lamp of Freedom (http://lampoffreedom.com/) y Shukumaku (http://www.shukumaku.com/Default.php). El 16 de marzo de 2011 Mazen Darwich, fundador del Centro Sirio por la Libertad de Expresión y los Medios de Comunicación, fue interpelado cuando asistía a una manifestación pacífica frente al Ministerio del Interior, en Damasco, en calidad de observador (http://fr.rsf.org/syrie-un-observateur-des-medias-17-03-2011,39811.html).

BAHRÉIN

Los defensores de los derechos humanos siguen siendo víctimas de la represión. El bloguero Ali Abdulemam, liberado el 22 de febrero de 2011 tras varios meses de detención (http://es.rsf.org/maghreb-y-oriente-medio-los-medios-continuan-siendo-el-23-02-2011,39618.html), fue arrestado de nuevo el 17 de marzo pasado. Liberado, hoy en día se ve obligado a esconderse para evitar que lo arresten de nuevo. Según la BBC, su esposa, muy activa cuando el bloguero se encontraba encarcelado por segunda vez, se niega ahora a expresarse públicamente por miedo a represalias (http://www.bbc.co.uk/news/world-middle-east-12796892). Ali Abdulemam fue uno de los nominados al premio de netciudadano otorgado por Reporteros sin Fronteras, con el apoyo de Google, que el 11 de marzo 2011 fue concedido al sitio tunecino Nawaat (http://12mars.rsf.org/fr/). El 17 de marzo pasado también habría sido arrestado Abdeljalil Al-Singace, bloguero, portavoz y director del área de derechos humanos del movimiento Al Haq, a favor de las libertades civiles y la democracia. Fue detenido al mismo tiempo que Ali Abdulemam y otros 21 defensores de los derechos humanos y personas cercanas a la oposición, de septiembre de 2010 a febrero de 2011. Ya había sido arrestado en 2009 por presuntamente haber emprendido una campaña de desestabilización contra el gobierno. Abdeljalil Al-Singace denunciaba en su blog (http://alsingace.katib.org) la discriminación de los chiitas, así como el deplorable estado de las libertades públicas en su país. El 20 de marzo de 2011 a las 1:30 horas de la madrugada, el director del Centro de Derechos Humanos de Bahréin, Nabeel Rajab, fue secuestrado por una cuarentena individuos que ingresaron a su domicilio. Lo liberaron horas más tarde tras amenazarlo y golpearlo. Nabeel Rajab había denunciado ante los medios de comunicación internacionales la represión que se sufre en el país y las “masacres” cometidas por las fuerzas armadas (http://bahrainrights.hopto.org/en/node/3825). El 19 de marzo pasado la periodista de CBS, Toula Vlahou, fue agredida por las fuerzas antimotines cuando se encontraba en un auto junto con una colega. Ver el video donde la periodista interpela al Ministro de Asuntos Exteriores, Sheikh Khalid ibn Ahmad Al Khalifa Al-Khalifa, en busca de una explicación: http://www.youtube.com/watch?v=dpxSPY5ZPCM.