Informes

30 Septiembre 2005 - Actualizado el 20 Enero 2016

Xinhua: la mayor agencia de propaganda del mundo


Con más de 8.000 empleados y 105 delegaciones en el mundo, la agencia oficial de prensa Xinhua está en el centro de la censura y la desinformación creadas por el Partido Comunista. Con ocasión del 56 aniversario de la República Popular de China, Reporteros sin Fronteras publica un informe de investigación sobre el funcionamiento de esta agencia de prensa, que no es como las demás.

En vísperas del 56 aniversario de la República Popular de China, Reporteros sin Fronteras publica un informe de investigación sobre el papel que juega la agencia de prensa Xinhua en el sistema de propaganda y censura creado por el Partido Comunista Chino (PCC).

A pesar de que cada vez se la cita menos frecuentemente como una fuente creíble -cerca de un tercio de los artículos informativos seleccionados por Google News, sobre la actualidad en China, proceden de la agencia- Xinhua, cuyo director tiene rango de ministro, es el elemento central del control de los medios de comunicación chinos.

Heredera de la agencia China Roja, fundada por Mao Zedong, Xinhua adoptó su actual nombre en enero de 1937. Desde octubre de 1949, esta agencia de prensa estatal está totalmente subordinada al PCC.

El informe de Reporteros sin Fronteras contiene los testimonios de varios periodistas de Xinhua que han aceptado, amparados en el anonimato, explicar el funcionamiento del control ejercido diariamente por el Departamento de propaganda del PCC.

Con ayuda de un antiguo periodista francés de Xinhua, Reporteros sin Fronteras evidencia la manipulación de los hechos, el odio contra los enemigos (especialmente Estados Unidos y Japón), y la opción adoptada por los peores regímenes del mundo para el tratamiento de la actualidad internacional.

A pesar de haberse producido una cierta liberalización económica en el mercado de los medios de comunicación, Xinhua continúa siendo la voz del Partido único. Los periodistas, seleccionados y frecuentemente adoctrinados, producen despachos para los medios de comunicación chinos, que ofrecen el punto de vista oficial, y otros -clasificados como “referencias internas”- para los dirigentes.

Criticada por su falta de transparencia, entre otros casos durante la epidemia de SRAS, desde hace algunos meses Xinhua difunde informaciones molestas para el poder. Pero, destinadas a engañar a la comunidad internacional, no se publican en chino.

A menos de tres años de los Juegos Olímpicos de Pekín, Reporteros sin Fronteras hace un llamamiento al gobierno chino para que lleve a cabo una reforma de los medios de comunicación del Estado.