Informes

19 Julio 2006 - Actualizado el 20 Enero 2016

Una prensa dinámica bajo presiones


Reporteros sin Fronteras publica, junto con cinco organizaciones de defensa de la libertad de prensa, un informe de investigación sobre las Maldivas. El informe aplaude los progresos realizados desde hace un año, pero denuncia los numerosos casos de detenciones, violencia o amenazas a periodistas. El informe propone una serie de modificaciones a las leyes de prensa, que actualmente se están discutiendo en el Parlamento.
Del 3 al 7 de mayo de 2006, la Misión para la Libertad de Prensa en el Mundo (Internacional Press Freedom Mission), un grupo independiente de organizaciones internacionales que se dedica a promocionar las normas internacionales de libertad de expresión y prensa, efectuó una misión de investigación en las Maldivas. La Misión se entrevistó con responsables gubernamentales, y entre ellos los ministros de Justicia e Información, la comunidad de medios de comunicación (periodistas que trabajan en los medios gubernamentales, progubernamentales o de la oposición), la sociedad civil, algunos periodistas encarcelados, la Comisión de Derechos Humanos (HRC) y algunos diplomáticos. La Misión encontró casos evidentes de acoso, intimidación y ataques a los medios de comunicación, y a las voces disidentes del país. Sin embargo, la Misión constató la aparición de un espacio de libre expresión, y el crecimiento de los medios independientes, en los últimos 18 meses. Por ello, los periodistas, a pesar de las presiones y restricciones, han llevado a cabo su papel informativo para el pueblo maldivo y aumentado la libertad de expresión en el país. Las medidas adoptadas por el gobierno para disminuir las restricciones, entre ellas los procedimientos de registro y obtención de licencia para las publicaciones privadas, también han contribuido a la creación de un ambiente más liberal, aunque aun queda lo más importante por hacer. A pesar de que el gobierno, siguiendo su hoja de ruta de reformas, progresa hacia más libertades, el proyecto de ley de libertad de prensa no responde a las normas internacionales de libertad de expresión. El análisis que la Misión ha hecho de ese proyecto de ley demuestra que las restricciones a la libertad de prensa están expresadas en términos demasiado vagos y generales, pudiendo fácilmente ser utilizadas con fines políticos. El proyecto de ley enumera una serie de crímenes que pueden cometer los medios de comunicación y no aporta suficientes medidas de protección para garantizar la libertad de prensa. La Misión ha ofrecido al gobierno su pericia para la modificación de ese proyecto de ley, y para algunos puntos de otros proyectos de ley, relacionados con la libertad de prensa. La Misión también se dio por enterada de la decisión del Ministro de Información de hacer de TV Maldivas, y de la radio La Voz de las Maldivas, medios de comunicación de servicio público, y ofreció su experiencia para garantizar que sean completamente independientes. El actual control de las autoridades no garantiza ni independencia editorial, ni reportajes objetivos, en esos medios. La Misión descubrió numerosos casos de arrestos arbitrarios, detenciones, acoso e intimidación de profesionales de los medios de comunicación. Algunos periodistas que cubren la actualidad política o social, las manifestaciones, fueron víctimas del uso excesivo de la fuerza, por parte de los servicios de seguridad. En todos los casos, las fuerzas de seguridad actuaron con total impunidad. La Misión registró también casos de intimidación verbal y amenazas de muerte a periodistas que trabajan para medios de comunicación independientes o públicos, lo que tiene evidentes efectos nefastos sobre la libertad de prensa. La detención prolongada y el arresto domiciliario de muchos periodistas es un problema muy serio, lo mismo que los cargos contra cinco periodistas y redactores que trabajan en Minivan, lo que parece ser un esfuerzo concentrado de las autoridades para atacar a este periódico. Además, La Misión lamentó el abuso de recursos a los procedimientos de Interpol contra periodistas exiliados y medios de comunicación maldivos en el extranjero, el bloqueo de los sitios de Internet Divehi Observer y Maldives Cultura, y la interferencia de las emisiones de onda corta de Minivan Radio.