Informes

16 Octubre 2017


RSF publica un informe sobre "Respeto de la prensa en Cataluña"

Journalists report from outside the Parc de la Ciutadella (Citadel Park) which houses the Catalan regional parliament in Barcelona on October 10, 2017 / AFP
Frente a los acontecimientos recientemente acaecidos en Cataluña tras el referéndum unilateral del 1 de octubre, y la creciente tensión entre el gobierno separatista catalán y el ejecutivo nacional, Reporteros sin Fronteras España ha publicado un informe sobre el clima opresivo que amenaza la libertad de los medios en esa región del noreste de España, donde numerosos periodistas denuncian un acoso sin precedentes tanto por parte de las autoridades como por ciertos usuarios en las redes sociales.

Dicho informe - elaborado por la sección española de RSF e intitulado “Respeto de la prensa en Cataluña" (#RespectPressCAT) - describe la presión constante ejercida por el gobierno catalán contra la independencia de los medios de comunicación locales y extranjeros, el acoso a periodistas críticos por parte de “hooligans” del movimiento separatista en las redes sociales, los intentos de grupos de manifestantes de intimidar a los periodistas de televisión, y el clima general de toxicidad que afecta la libertad de prensa en la región.


El informe incluye varias de numerosas entrevistas realizadas por RSF a periodistas catalanes, españoles y extranjeros que han sido víctimas de hostigamiento en las redes sociales por partidarios del gobierno catalán. Se señala de manera particular la presión a la que se encuentran sujetos los medios de comunicación opuestos a la independencia y la hostilidad a la que éstos deben hacer frente en las redes sociales.


Los relatos proporcionados por corresponsales extranjeros en España, especialmente aquellos basados en Barcelona, ilustran el interés prestado por el movimiento independentista a la prensa internacional y la presión que éste ejerce sobre periodistas considerados como elementos claves en la estrategia de visibilidad del movimiento.


Numerosos periodistas catalanes que desempeñan sus funciones en medios de comunicación adversos a la secesión, declararon a RSF haber sido víctimas de intensas campañas de hostigamiento en redes sociales, y blanco de medidas que los señalan deliberadamente.



"El clima para la libertad de la prensa se ha deteriorado como consecuencia de la dramática polarización de la política y la sociedad catalanas", comentó Pauline Adès-Mevel, responsable de la oficina de RSF para la UE y los Balcanes. "Incitado por las maniobras intimidatorias del gobierno español, el gobierno regional ha ido demasiado lejos en sus intentos de imponer su punto de vista a los medios locales, españoles e internacionales. El mejor indicador de una democracia saludable es una prensa libre en la que los periodistas describen lo que observan y se niegan a ceder a la autocensura".


Este informe puntual examina algunos de los últimos acontecimientos en Cataluña, y el clima de intimidación que reina en torno a los medios de comunicación catalanes como resultado de los intentos policiales de implementar medidas judiciales que prohíben la difusión de propaganda en favor del referéndum.

El informe también incluye relatos de reporteros de televisión españoles que han sido estigmatizados durante el cumplimiento de su labor periodística en el corazón mismo del conflicto.


"Estamos profundamente alarmados por los videos provenientes de Barcelona que muestran intentos de intimidar a los periodistas de televisión", dijo Adès-Mevel". “Instamos a las autoridades catalanas a condenar la estigmatización de los medios españoles y los intentos de culpar a éstos por una situación de origen político. Esta inculpación de la prensa recuerda las campañas de Donald Trump y de los movimientos de extrema derecha ".


El informe también examina la presión que el movimiento independentista intenta imponer a los corresponsales españoles en Bruselas cuando éstos hacen alusión a la reticencia de la Unión Europea a debatir el tema de la independencia catalana.


España ocupa el puesto 29 entre 180 países en el Índice Mundial de Libertad de Prensa 2017 de RSF.