Análisis

  • Clasificación de RSF 2019: ¿Se rompió un dique en Europa?

    El debilitamiento de la libertad de prensa en Europa, que Reporteros sin Fronteras (RSF) ya había denunciado en las últimas ediciones de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, va a la par de una erosión de las instituciones, encarnada por gobiernos cada vez más autoritarios. Agresiones físicas y verbales, intentos de asesinato, homicidios: los periodistas europeos se enfrentan a múltiples presiones y formas de intimidación, así como a un acoso judicial creciente. Aunque Europa sigue siendo el continente en el que se garantiza más la libertad de prensa, los periodistas de investigación enfrentan cada vez más obstáculos para realizar su trabajo.


  • Clasificación de RSF 2019: los periodistas de Oriente Medio, agredidos de forma deliberada

    El asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, en octubre de 2018, mostró crudamente los riesgos que corren los periodistas de esta región cuando no siguen el dictado de callar o de apegarse a la propaganda del Estado. La represión de los regímenes autoritarios, los conflictos armados, el número de periodistas asesinados, amenazados, silenciados y exiliados, hacen que de nuevo la mayoría de los países de Oriente Medio se ubique en los peores lugares de Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa.





  • Clasificación de RSF 2019: Europa del Este y Asia Central, un descarrío general y algunos rayos de esperanza

    La zona de Europa del Este y Asia Central sigue siendo la penúltima en la Clasificación Mundial, a pesar de que se registraron cambios contrastantes en algunos países. Los gobiernos de Rusia y de Turquía siguen dando el mal ejemplo con los peores déspotas de la región. Sin embargo, el ascenso de algunos Estados muestra que siempre es posible superar las condiciones más difíciles.


  • Clasificación de RSF 2019: los periodistas de África del Norte padecen múltiples presiones

    Entre los largos procesos judiciales en Marruecos, las presiones –en ocasiones violentas– ejercidas por las milicias armadas en Libia y los numerosos juicios emprendidos en Argelia, los periodistas de África del Norte a menudo desempeñan su trabajo en un ambiente hostil y enfrentan grandes dificultades para cumplir con su misión de ofrecer una información independiente. Una notoria excepción: Túnez, que avanza de manera significativa en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa.


  • Clasificación de RSF 2019: la libertad de prensa a la hora de los grandes cambios en África subsahariana

    África subsahariana no es ajena al nuevo deterioro mundial de la libertad de prensa. El odio a los reporteros, las agresiones a los periodistas de investigación, la censura –sobre todo en internet y las redes sociales–, las presiones económicas y judiciales, contribuyen a debilitar la producción de una información libre, independiente y de calidad en un continente en el que la libertad de prensa experimentó importantes cambios en 2018.


  • Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019: la mecánica del miedo

    La edición 2019 de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada por Reporteros sin Fronteras (RSF) muestra que el odio a los periodistas degenera en violencia, lo que hace que aumente el miedo. Sigue reduciéndose el número de países que se considera seguros –aquellos en los que los periodistas pueden ejercer su oficio sin correr peligro–, mientras que crece el control que ejercen los regímenes autoritarios en los medios de comunicación.


  • Clasificación Mundial de RSF 2018: Oriente Medio, desgarrado por los conflictos y los enfrentamientos políticos

    Los países que integran la zona de Oriente Medio se encuentran de nuevo al final de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada por Reporteros sin Fronteras (RSF). La persistencia de los conflictos armados, las constantes acusaciones de terrorismo contra los periodistas y los medios de comunicación independientes, así como la vigilancia y la censura en Internet –que día a día gana terreno–, hacen que el trabajo de los periodistas sea muy peligroso en la región.