Archivo

Clasificación mundial de la libertad de prensa 2005


Corea del Norte, Eritrea y Turkmenistán: los tres agujeros negros de la información en el mundo
País Nota
1 Dinamarca 0,50
- Finlandia 0,50
- Irlanda 0,50
- Islandia 0,50
- Noruega 0,50
- Países Bajos 0,50
- Suiza 0,50
8 Eslovaquia 0,75
9 República Checa 1,00
- Slovenia 1,00
11 Estonia 1,50
12 Hungría 2,00
- Nueva Zelanda 2,00
- Suecia 2,00
- Trinidad y Tobago 2,00
16 Austria 2,50
- Letonia 2,50
18 Alemania 4,00
- Bélgica 4,00
- Grecia 4,00
21 Canadá 4,50
- Lituania 4,50
23 Portugal 4,83
24 Reino Unido 5,17
25 Benin 5,50
- Chipre 5,50
- Namibia 5,50
28 El Salvador 5,75
29 Cabo Verde 6,00
30 Francia 6,25
31 África del Sur 6,50
- Australia 6,50
33 Bosnia-Herzegovina 7,00
34 Corea del Sur 7,50
- Jamaica 7,50
- Mauricio 7,50
37 Japón 8,00
- Malí 8,00
39 Hong Kong 8,25
40 España 8,33
41 Costa Rica 8,50
42 Italia 8,67
43 Macedonia 8,75
44 Estados Unidos (territorio estadounidense) 9,50
45 Bolivia 9,67
46 Uruguay 9,75
47 Israel 10,00
48 Bulgaria 10,25
49 Mozambique 10,50
50 Chile 11,75
51 República Dominicana 12,25
- Taiwan 12,25
53 Chipre Norte 12,50
- Mongolia 12,50
- Polonia 12,50
56 Croacia 12,83
57 Níger 13,00
58 Timor-Leste 13,50
59 Argentina 13,67
60 Botsuana 14,00
- Islas Fiyi 14,00
62 Albania 14,17
63 Brasil 14,50
- Tonga 14,50
65 Serbia y Montenegro 14,83
66 Ghana 15,00
- Panama 15,00
68 Nicaragua 15,25
69 Paraguay 15,50
70 Rumania 16,17
71 Congo 17,00
- Guinea-Bissau 17,00
- Seychelles 17,00
74 Moldavia 17,50
- Tanzania 17,50
76 Angola 18,00
- Honduras 18,00
78 Burkina Faso 19,00
- Senegal 19,00
80 Uganda 19,25
81 Lesotho 19,50
82 República Centro africana 19,75
83 Camerún 20,50
- Liberia 20,50
85 Kuwait 21,25
86 Guatemala 21,50
87 Ecuador 21,75
88 Comoras 22,00
89 Malaui 22,75
90 Burundi 23,00
- Camboya 23,00
- Qatar 23,00
- Venezuela 23,00
- Zambia 23,00
95 Togo 23,75
96 Jordania 24,00
97 Madagascar 24,50
98 Turquía 25,00
99 Georgia 25,17
100 Emiratos Árabes Unidos 25,75
- Kosovo 25,75
102 Armenia 26,00
- Gabón 26,00
- Guinea 26,00
- Indonesia 26,00
106 India 27,00
107 Tailandia 28,00
108 Líbano 28,25
109 Chad 30,00
- Kenia 30,00
111 Kirguizistán 32,00
112 Ucrania 32,50
113 Malaisia 33,00
- Tayikistán 33,00
115 Sri Lanka 33,25
116 Perú 33,33
117 Haití 33,50
118 Suazilandia 35,00
119 Kazajistán 36,17
- Marruecos 36,17
121 Djibouti 37,00
122 Ruanda 38,00
123 Bahrein 38,75
- Nigeria 38,75
125 Afganistán 39,17
126 Sierra Leona 39,50
127 Mauritania 40,00
128 Colombia 40,17
129 Argelia 40,33
130 Gambia 41,00
131 Ethiopía 42,00
132 Autoridad Palestina 42,50
133 Guinea Ecuatorial 44,00
- Sudán 44,00
135 México 45,50
136 Yemen 46,25
137 Estados Unidos (en Irak) 48,50
138 Rusia 48,67
139 Filipinas 50,00
140 Singapur 50,67
141 Azerbaiyán 51,00
142 Bután 51,50
143 Egipto 52,00
144 Costa de Marfil 52,25
145 Siria 55,00
146 República Democrática del Congo 57,33
147 Túnez 57,50
148 Maldivas 58,50
149 Somalia 59,00
150 Pakistán 60,75
151 Bangladesh 61,25
152 Bielorrusia 61,33
153 Zimbabue 64,25
154 Arabia Saudí 66,00
155 Laos 66,50
- Uzbekistán 66,50
157 Irak 67,00
158 Vietnam 73,25
159 China 83,00
160 Nepal 86,75
161 Cuba 87,00
162 Libia 88,75
163 Birmania 88,83
164 Irán 89,17
165 Turkmenistán 93,50
166 Eritrea 99,75
167 Corea del Norte 109,00




Reporteros sin Fronteras publica su cuarta clasificación mundial de la libertad de prensa. En la cola del pelotón, Corea del Norte (167 y última posición), Eritrea (166) y Turkmenistán (165), constituyen auténticos agujeros negros de la información. En estos países, no existe prensa privada y la libertad de expresión es nula. Los periodistas de los medios de comunicación oficiales no hacen otra cosa que reproducir la propaganda del Estado. Cualquier desviación se reprime severamente. Una palabra de más, un nombre mal ortografiado, un comentario que se desvíe de la línea oficial pueden llevar a un periodista a la cárcel, o atraer sobre él la furia del poder. Acoso, presiones psicológicas, intimidaciones y vigilancia permanente, todo está entonces admitido.


Asia oriental [Birmania (163), China (159), Vietnam (158), Laos (155)], Asia central [(Turkmenistán (165), Uzbekistán (155), Afganistán (125), Kazajstán (119)] y Oriente Medio [Irán (164), Irak (157), Arabia Saudí (154) y Siria (145)], son las regiones más difíciles del mundo para el ejercicio de la libertad de prensa. En estos países, la represión de las autoridades, o la violencia ejercida contra la prensa por grupos armados, impiden que los medios de comunicación se expresen libremente.


Irak (157) ha descendido en relación con 2004, a causa del empeoramiento de la situación de seguridad de los periodistas. Al menos 24 profesionales de los medios de comunicación han muerto en el país desde el comienzo del año 2005, haciendo del conflicto el más asesino desde el final de la Segunda Guerra Mundial. En total, han matado a 72 periodistas y colaboradores de los medios de comunicación desde el comienzo de la guerra, en marzo de 2003.


En cambio, son cada vez más los países africanos o latinoamericanos [Benín (25), Namibia (25), El Salvador (28), Cabo Verde (29), Isla Mauricio (34), Mali (37), Costa Rica (41) o Bolivia (45)], que acceden a posiciones muy honorables.


Retroceso de algunas democracias occidentales

Algunas democracias occidentales han retrocedido en la clasificación de 2005. Así, Estados Unidos (44) ha perdido más de veinte puestos, principalmente a causa del encarcelamiento de la reportera del New York Times, Judith Miller, y de algunas medidas judiciales que perjudican la protección del secreto de las fuentes. Canadá (21) ha perdido igualmente algunos puestos, y también aquí es a causa de decisiones que debilitan el secreto de las fuentes, y transforman a veces a los periodistas en “auxiliares de justicia”. Francia (30) también está en retroceso. Registros de locales de medios de comunicación, arrestos de periodistas y la creación de nuevos delitos de prensa son, entre otras cosas, el motivo de su nueva posición.


En cabeza de la clasificación se encuentran, igual que en 2004, algunos países de Europa del Norte (Dinamarca, Finlandia, Irlanda, Islandia, Noruega, Holanda) que garantizan una real y estable libertad de prensa. Los diez primeros países de la clasificación mundial son europeos. Nueva Zelanda (12), Trinidad y Tobago (12), Benín (25) y Corea del Sur (34), van en cabeza en los otros continentes.


Libertad de prensa, desarrollo económico e independencia

Algunos Estados , que han adquirido o recobrado recientemente su independencia, se muestran muy respetuosos con la libertad de prensa. Salen así al paso de los argumentos falaces invocados por muchos líderes autoritarios, según los cuales habría que esperar varias décadas antes de que se instale la democracia. En efecto, nueve Estados que tienen menos de quince años de existencia (o bien que han recuperado su independencia desde hace menos de quince años), se sitúan entre los sesenta primeros clasificados: Eslovenia (9), Estonia (11), Letonia (16), Lituania (21), Namibia (25), Bosnia-Herzegovina (33), Macedonia (43), Croacia (56) y Timor-Este (58).


Igualmente, esta clasificación rebate la teoría -abundantemente utilizada por los dirigentes de los países pobres y liberticidas- según la cual el desarrollo económico es una condición previa indispensable para la democratización y el respeto de los derechos humanos. Si bien la cabeza de la clasificación está ampliamente ocupada por Estados ricos, varias naciones muy pobres (cuyos PIB no sobrepasaban, en 2003, los 1.000 dólares por habitante) figuran entre las sesenta primeras. Es el caso de Benín (25), Mali (37), Bolivia (45), Mozambique (49), Mongolia (53), Níger (57) y Timor-Este (58).


Para establecer esta clasificación, Reporteros sin Fronteras pidió a sus organizaciones colaboradoras (14 asociaciones de defensa de la libertad de prensa, dispersas por los cinco continentes), a su red de 130 corresponsales, y a periodistas, investigadores, juristas o militantes de los derechos humanos, que respondieran a 50 preguntas, que permiten evaluar la situación de la libertad de prensa en un país. En ella aparecen 167 naciones; las demás están ausentes por falta de información.