Análisis

2015: Los periodistas de África, acosados por el terrorismo, los conflictos armados y las crisis electorales


En el continente africano los periodistas parecen sufrir cada vez más violaciones a la libertad de prensa. El peor desempeño se observa en Sudán del Sur (140o), que perdió 15 lugares en la Clasificación. En este país, minado por una guerra civil desde 2013, los periodistas son víctimas de la violencia del conflicto y de la campaña de intimidación emprendida por las autoridades.

Los países que padecen crisis políticas caen en la Clasificación. En Congo (115o), Uganda (102o) y Yibuti (172o) la intención de los jefes de Estado de mantenerse en el poder condujo en el periodo preelectoral a agresiones a periodistas y a una censura feroz de los medios de comunicación orquestada por las autoridades. En Burundi (156o), la obstinación presidencial acarreó la destrucción de los principales medios de comunicación independientes del país y provocó el exilio de más de una centena de periodistas. El país descendió 11 lugares de 2015 a 2016.


La ausencia de un estado de derecho y el recrudecimiento de la inseguridad en ciertas regiones explican el retroceso de países como Nigeria (116o), donde los periodistas son amenazados por miembros de Boko Haram y por agentes del Estado. La presencia de grupos yihadistas afecta directamente la libertad de información. En Malí (122o), por ejemplo, el grupo terrorista “Guardianes del Infierno” amenazó en 2015 con degollar a todos los periodistas extranjeros y malíes que trabajaran para medios de comunicación extranjeros.


Eritrea (180o) se encuentra de nuevo en el último lugar de la Clasificación. Este país, donde no sólo se burla la libertad de expresión sino que ésta se encuentra literalmente abolida, se caracteriza por su estancamiento. Las autoridades entreabren sus puertas a los periodistas extranjeros, bajo un estricto control; en cambio, dejan cerradas con doble candado las puertas de las prisiones para los periodistas locales.


En una posición diametralmente opuesta está Namibia (17o), el país mejor clasificado de África. En él, la Constitución garantiza la libertad de prensa, los periodistas se encuentran seguros y trabajan en medio de un paisaje mediático pluralista; Internet es un verdadero espacio de libertad.